El IEE prevé que el PIB crezca un 3,3% este año y entre un 2,8% y un 3% en 2018 en función del 21D

El presidente de IEE, José Luis Feito, presenta el estudio España en la economía
EUROPA PRESS
Actualizado 18/12/2017 12:58:36 CET

Advierte de que se producirá una deslocalización de la producción empresarial en Cataluña en los próximos meses

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha mantenido su previsión de crecimiento de la economía española para el presente ejercicio 2017 en el 3,3%, dos décimas más que la estimación oficial del Gobierno, si bien augura una desaceleración para el año que viene, hasta situarse en el 2,8%, si en las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña no se alcanza una mayoría parlamentaria clara, mientras que si gana el bloque constitucionalista el alza de España y Cataluña podría ser del 3% gracias al contexto internacional.

Durante la rueda de prensa de presentación del informe semestral 'Coyuntura Económica', el presidente del IEE, José Luis Feito, ha explicado que el clima de inseguridad derivado del desafío independentista provocará el retraso o la cancelación de decisiones de consumo, de inversión y de contratación de nuevos empleados.

Feito ha destacado que la economía española ha vuelto a crecer más de lo esperado en 2017 y ha registrado un "extraordinario" comportamiento en el sector exterior y de competitividad, aunque el cuarto trimestre ha estado marcado por la irrupción del conflicto secesionista de Cataluña y la incertidumbre sobre la prolongación de las tensiones políticas más allá de las elecciones del 21 de diciembre.

Así, el IEE calcula que la incertidumbre generada tendrá un impacto "significativo" sobre el crecimiento de 2018, fundamentalmente en la economía catalana, que crecerá cinco décimas menos de lo que habría hecho sin las tensiones soberanistas, hasta el 2,5%, por lo que al conjunto de la economía española podría restarle dos décimas de crecimiento el próximo año, quedando en el 2,8%.

De esta forma, el PIB podría crecer este año alrededor del 3,3%, aunque el INE lo vaya a cifrar en el 3,2%, pero el IEE cree que lo revisará al 3,3% más adelante, según Feito, que para 2018, ha indicado que en el escenario más probable, en el que, tras las elecciones no se alcanzará una mayoría parlamentaria ni de los partidos independentistas ni de los constitucionalistas, el alza del PIB se situaría en el 2,8%, una décima más que la anterior estimación.

Sin embargo, en el caso de que el bloque constitucionalista obtenga mayoría, la situación podría normalizarse y suponer un "espaldarazo" al crecimiento a través de una mejora en las expectativas y en la confianza de los agentes económicos. En este escenario, tanto la economía catalana como la nacional podrían crecer a una tasa del 3% el próximo año gracias al contexto internacional.

En cualquier caso, ha señalado que las consecuencias de que de los comicios del 21 de diciembre den como resultado una mayoría parlamentaria independentista serían "mucho más nocivas" sobre la economía de Cataluña, que sobre el resto del país, aunque también le afectaría.

El escenario central que contempla el IEE es que no haya mayoría parlamentaria ni de independentistas ni de constitucionalistas, por lo que el Gobierno resultante previsiblemente será "frágil" y no podrá seguir aplicando una agenda.

Si finalmente las formaciones políticas independentistas resultasen vencedoras el 21D, Feito cree que lo más grave no se produciría en 2018, cuando se vería a grandes empresas anunciar el desplazamiento de su sede productiva "al día siguiente" de las mismas elecciones, sino en el conjunto de la legislatura, ya que sería "terrorífico".

HABRÁ DESLOCALIZACIONES EN CATALUÑA

De esta forma, ha vaticinado que "en Cataluña va a salir la producción", ya que hay "evidencia incipiente" de deslocalización que se constatará "en los próximos meses". En este sentido, ha recordado que con la amenaza independentista en Québec (Canadá) se produjeron solo traslados de sede social en los primeros meses, que fueron seguidos de deslocalizaciones.

"El impacto de la amenaza secesionista será mucho más grave en el caso de Cataluña que en el de Québec a igualdad de intensidad de probabilidad"; ha advertido Feito, quien ha insistido en que "estamos en los albores de un proceso de deslocalización de la producción en Cataluña, que no será brutalmente intenso, pero hay indicios de inversión extranjera que debería haber ido a Cataluña y se está yendo al otro lado del Ebro o el Cinca".

Según sus estimaciones, la probabilidad de que se produzcan deslocalizaciones en Cataluña supera el 60%. Para Feito, las probabilidades de secesión en Cataluña son consecuencia de un "gran engaño y manipulación masiva de personas a sí mismas".

PARO DEL 14,9% EN 2018 Y DÉFICIT DEL 2,3%

Con respecto a la tasa de paro, el IEE considera que España finalizará el ejercicio con un desempleo del 17,1% (una décima más que en la anterior estimación) y 10 puntos por debajo del máximo alcanzado en 2013, que se reducirá hasta el 14,9% en el año 2018. En concreto, el IEE augura que este año se crearán 505.114 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, con un avance del empleo del 2,9%, mientras que el próximo año se generarán otros 430.148, con un alza del empleo del 2,4%.

En cuanto al IPC, el IEE augura que la media anual este año se sitúe en el 2%, dos décimas menos que su anterior previsión, y se modere al 1,5% en 2018, cuatro décimas que en la última estimación.

En relación con el déficit público, la organización que preside José Luis Feito considera que España cumplirá de nuevo sus compromisos este ejercicio, al calcular que el déficit cerrará 2017 en el 3%, una décima por debajo de la previsión del Gobierno y del objetivo comprometido, y en el 2,3% en 2018, en línea con el Gobierno y una décima por encima de la meta comprometida.

El presidente del IEE ha apuntado que la falta de mayoría parlamentaria del Gobierno, con 137 escaños, limita la capacidad de reformas, por lo que ve un "milagro" las reformas implementadas, si bien duda de que se puedan acometer muchas más en la mayoría de comunidades autónomas ante las elecciones municipales y europeas de 2019.

A pesar de ello, ha hecho hincapié en la necesidad de reducir el absentismo laboral, ya que tiene un coste similar al fraude fiscal, y trabajar por la conciliación, al tiempo que ha alertado de que más allá de la sequía, hay problemas de agua que se pueden solucionar con "inversiones adecuadas".