La incertidumbre frenó la inversión empresarial en el Sur de Europa

 

La incertidumbre frenó la inversión empresarial en el Sur de Europa

Publicado 07/04/2015 15:30:38CET

WASHINGTON, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que, además de la debilidad de la actividad económica, las limitaciones financieras y la incertidumbre en torno a las políticas han frenado la inversión empresarial en algunas economías, especialmente en el Sur de Europa.

En el capítulo cuatro de su informe 'Perspectiva Económica Mundial', el FMI destaca que en las economías avanzadas la inversión fija privada ha descendido de media un 25% en comparación con los pronósticos previos a la crisis, y añade que está caída ha sido generalizada y no sólo ha afectado a la inversión residencial.

En el caso de las economías emergentes y en desarrollo, la inversión privada también se ha ralentizado en los últimos años tras el 'boom' registrado a principios y mediados de los años 2000, aunque se ha producido de forma más gradual que en las avanzadas.

El FMI considera que la debilidad en la inversión empresarial es principalmente "un síntoma del débil entorno económico". "Aunque la inversión empresarial se contrajo tras la crisis financiera en mayor medida que en recesiones históricas, la contracción de la producción también fue mucho más grave, lo que indica una evolución conjunta de la producción y la inversión en general normal", añade.

En su opinión, en todo caso, la inversión empresarial se ha desviado un poco de lo esperado, dada la debilidad en la actividad económica en los últimos años. Así, subraya que la empresas han reaccionado a las débiles ventas, tanto reales como previstas, reduciendo el gasto de capital.

Asimismo, añade que, además de la debilidad de la actividad economías, en algunas economías, sobre todo del Sur de Europa, la limitaciones financieras y la incertidumbre política han jugado también un papel en la caída de la inversión empresarial.

En concreto, apunta que las empresas de sectores que dependen más de la financiación externa, como las farmacéuticas, han reducido más la inversión que otras desde la crisis, al igual que las empresas cuyas acciones se ven más afectadas por la incertidumbre.

"Esto sugiere que, dada la naturaleza irreversible e irregular de los proyectos de inversión, la incertidumbre ha jugado un papel como desalentador de la inversión empresarial", agrega.

FOMENTAR LA INVERSIÓN PRIVADA.

En este contexto, el FMI considera que un "amplio esfuerzo político" para ampliar la producción contribuiría a un aumento sostenido de la inversión privadas. Así, remarca que política monetarias y fiscales pueden alentar a la empresas a invertir, aunque es improbable que la inversión vuelva a las tendencias previas a la crisis.

Asimismo, añade que inversión públicas en infraestructura podrían impulsar la demanda en el corto plazo, elevar la oferta en el medio plazo y, por lo tanto, "atraer" inversión privada, aunque añade que esto sólo funcionará en economías con necesidad de infraestructuras claramente identificadas, con procesos eficaces de inversión pública y capacidad económica ociosa.

En este línea, cree que reformas estructurales, como fortalecer la participación del mercado laboral, podrían incrementar la previsión de producción potencial y alentar la inversión privada, mientras que hacer frente al exceso de deuda y sanear el balance de los bancos podrían eliminar limitaciones financieras relacionadas con la crisis.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies