Montero afirma que cumplir el déficit del 2,2% habría recortado el crecimiento en medio punto

Rueda de prensa de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero
ÓSCAR DEL POZO/EUROPA PRESS
Actualizado 13/07/2018 19:41:33 CET

La nueva senda contempla que España seguirá con 'números rojos' hasta 2021

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha indicado este viernes que recortar el déficit hasta el 2,2% este año, tal y como figuraba en la senda de estabilidad acordada entre Bruselas y el anterior Gobierno, habría supuesto un ajuste de 11.000 millones de euros y habría recortado el crecimiento del PIB en medio punto.

Al término de la reunión del Consejo de Ministros, la titular de Hacienda aseguró que la flexibilización del objetivo de déficit pactada con Bruselas, que sitúa ahora el objetivo de este año en el 2,7% del PIB, es una "magnífica noticia", que va a permitir al Gobierno "conjugar la estabilidad presupuestaria con un crecimiento sostenible y con el impulso a la agenda social".

Aunque admitió que los "márgenes son estrechos", Montero afirmó que es "inteligente" acomodar la reducción del déficit con el impulso a unos Presupuestos que hagan ver a los ciudadanos que las instituciones están "a su lado", por lo que rechazó la senda anterior por la "inflexibilidad de unos compromisos imposibles de cumplir". "Se trata de combinar rigor y responsabilidad con la reducción del déficit con la ambición de dar respuesta a las demandas sociales", reiteró.

Montero indicó que la nueva senda de estabilidad presupuestaria acordada con Bruselas contempla un déficit del 2,7% para este año, frente al 2,2% previsto inicialmente, y para 2019 el déficit deberá situarse en el 1,8%, por encima del 1,3% estimado con anterioridad. Para 2020, España deberá recortar los 'números rojos' hasta el 1,1%, frente al 0,5% inicial, y en 2021, cuando España debía registrar un superávit del 0,1%, el primero después de 14 años en déficit, ahora podrá tener un déficit del 0,4%.

La ministra indicó que tras analizar las cuentas públicas en profundidad, y consultada la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), el Gobierno constató que efectivamente se iba a incumplir el objetivo de déficit del 2,2% para este año y también en 2019 sería superior al anunciado. "La senda actual no era realista", indicó Montero, que recordó que además de la AIReF, así lo confirmó también el Banco de España y la Comisión Europea.

Montero dijo que haber asumido la reducción del déficit del 2,2%, tal y como estaba previsto y teniendo en cuenta que los Presupuestos de 2018 se habían diseñado "sin respetar la senda de reducción" de los 'números rojos', habría supuesto un ajuste adicional de 11.000 millones de euros, lo que hubiera limitado el margen de acción del Ejecutivo y hubiera tenido un "impacto negativo" en el crecimiento económico de medio punto, "con la consiguiente pérdida de empleo".

De esta forma, volvió a reiterar que la nueva senda da un "mayor margen fiscal" de cara a los Presupuestos que prepara el Gobierno para 2019 que, según Montero, serán "sociales y redistributivos". De momento, afirmó que las cuentas públicas no se han empezado a negociar con los grupos parlamentarios, ya que antes es preciso aprobar la nueva senda de estabilidad con las comunidades y el techo de gasto, que se llevará a cabo este mismo mes.

Contador