La OCDE pone a España como ejemplo de país donde las reformas dan resultado

Actualizado 03/06/2015 12:10:06 CET

PARÍS, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

   España ha logrado generar medio millón de puestos de trabajo con un nivel de crecimiento por debajo del umbral mínimo necesario para crear empleo en épocas anteriores, algo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) atribuye a las reformas aplicadas en el país.

   "El crecimiento de España este año rozará el 3%, pero la cuestión es que el año pasado con mucho menos crecimiento fueron capaces de crear en torno al medio millón de empleos y este año entre 600.000 y 700.000 puestos de trabajo", destacó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría en la presentación del informe 'Perspectivas económicas'.

   "Esto significa que han logrado bajar el umbral de crecimiento mínimo necesario para crear empleo porque han realizado una serie de reformas", añadió el mandatario mexicano de organización internacional, que subrayó la importancia "crítica" de llevar a cabo reformas.

   Por su parte, el ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, destacaba que la revisión al alza de las expectativas de crecimiento para el país publicada este miércoles por la OCDE supone un reconocimiento a las reformas acometidas.

   En este sentido, Guindos señaló que existe una "correlación" entre el grado de reformas estructurales realizadas y la volatilidad de las distintas economías.

   La OCDE ha mejorado considerablemente sus previsiones decrecimiento para España en 2015 y 2016, igualándolas a las del Gobierno, pero ha incidido en la necesidad de que el país continúe con las reformas para mejorar el clima empresarial o la situación del mercado laboral.

   En concreto, el 'Club de los países ricos' ha elevado su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de España en 2015 desde el 1,7% que esperaba en noviembre hasta el 2,9%, mientras que para 2016 ha incrementado su pronóstico desde el 1,9% al 2,8%.

   De esta manera, las previsiones de la OCDE se ponen al mismo nivel que las del Gobierno español, que prevé un crecimiento del 2,9% para ambos años, y superan las de otros organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé un incremento del PIB del 2,5% en 2015 y del 2% en 2016, y la Comisión Europea (CE), que lo elevó hasta el 2,8% este año y el 2,6% el próximo.

   Asimismo, vaticina que esta paulatina mejora de la economía española permitirá reducir la tasa de paro hasta el 22,3% este año y el 20,3% el próximo, frente al 23,1% y el 21,9% que preveía para 2015 y 2016, respectivamente, en noviembre. Pese esta revisión, las cifras siguen siendo superiores al 22,1% y el 19,8% estimado por el Ejecutivo español.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies