El presidente chino afirma que el menor crecimiento y las fluctuaciones del mercado no detendrán las reformas

Actualizado 22/09/2015 18:04:06 CET

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de China, Xi Jinping, ha defendido la gestión económica de su gobierno y ha asegurado que la desaceleración del crecimiento y las fluctuaciones del mercado del país no detendrán la marcha de las reformas necesarias en la economía china.

En una entrevista a 'The Wall Street Journal', Xi afirmó que la intervención de su gobierno en los últimos meses para detener la abrupta caída de los mercados bursátiles fue necesaria para "calmar los riesgos sistémicos" y la comparó con las que realizan otros gobiernos en "algunos mercados extranjeros maduros".

Respecto a la desaceleración de la economía del país, el presidente chino instó a los inversores extranjeros a pensar a largo plazo y comparó a la segunda mayor economía del mundo con un buque en un mar agitado.

"Cualquier barco, por muy grande que sea, puede en ocasiones navegar por aguas inestables en alta mar", afirma en la entrevista realizada por escrito antes de su viaje a Estados Unidos que comienza este martes en Seattle.

En esta línea, Xi quiso disipar cualquier preocupación de que China esté fallando en su transición hacia un crecimiento más sostenible y argumentó que, "al igual que una flecha disparada que no puede devolverse", China va a seguir adelante "a pesar de todo para cumplir con sus objetivos de reforma".

Respecto a la devaluación de casi el 2% de la moneda china que alimentó las preocupaciones sobre la fuga de capitales, apuntó que la reducción de reservas posterior a la devaluación fue normal "y que no hay necesidad de reaccionar de forma exagerada a la misma".

Por otro lado, Xi restó importancia a las diferencias que han desestabilizado las relaciones entre su país y Estados Unidos, incluyendo la seguridad cibernética y la construcción, por parte de Pekín, de islas artificiales en el Mar Meridional de China.

En este sentido, aseguró que China no es una potencia militar aventurera y quiere trabajar junto con Washington para hacer frente a los desafíos del mundo. Además, resaltó la cooperación entre ambos países en cuestiones urgentes a nivel mundial, como los acuerdos para reducir las emisiones relacionadas con el cambio climático y los esfuerzos comunes en la negociación de límites al programa nuclear de Irán.

"No creo que ningún país por sí solo sea capaz de reorganizar la arquitectura de la gobernabilidad global hacia sí mismo", dijo el presidente chino, quien agregó que los hechos han demostrado que "los intereses de China y Estados Unidos están cada vez más entrelazados".