ARPAL apuesta por el reciclado de aluminio como un 'almacén' de energía de gran valor que "no puede desperdiciarse"

Actualizado 10/05/2007 19:30:06 CET

Entre sus ventajas, su ligereza, su resistencia a la corrosión, que no es tóxico, conduce bien el calor y es impermeable e inodoro

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El reciclado de un material es actualmente una de las vías más seguras para respetar el Medio Ambiente y evitar un abuso desconsiderado de los recursos naturales, según señala la Asociación para el Reciclado de Productos de Aluminio (ARPAL), que considera éste como "un almacén energético que no puede desperdiciarse". En el caso del aluminio, su reciclaje "es cada vez más rentable" y sus múltiples propiedades lo convierten en un material "moderno y de gran futuro".

En un reciente artículo titulado 'Usos y propiedades del aluminio', ARPAL explica que este almacén de energía puede aportar hasta 15 Kv/h por Kilogramo, y por eso su reciclado se traduce en recuperación de energía. Además, es un material muy valioso como residuo, lo que supone un gran incentivo económico.

En su opinión, las propiedades que hacen del aluminio un metal tan provechoso son, entre otras, su ligereza --sobre un tercio del peso del cobre o el acero--, su resistencia a la corrosión (muy útil para aquellos productos que requieren de protección y conservación), su resistencia, que es un buen conductor de electricidad y calor, que no es magnético ni tóxico, que es impermeable e inodoro, y que es muy dúctil.

Pero su gran atractivo, según ARPAL, es que se trata de un metal "cien por cien reciclable", es decir, se puede recuperar indefinidamente sin que por ello pierda sus cualidades.

En Europa, el aluminio alcanza tasas de reciclado muy altas que oscilan entre el 50% en envases, el 85% en construcción y el 95% en transporte. Todo ello se traduce en una producción anual en torno a los cuatro millones de toneladas de aluminio reciclado en Europa.

USOS Y BENEFICIOS

Entre sus usos se encuentra el sector de la electricidad y la comunicación, siendo actualmente el aluminio una de las formas más económicas de transportar electricidad de forma más eficiente que el cobre. También se usa en las antenas para televisores y satélites.

En el sector transporte, se usa en la industria automovilística, tanto por razones ecológicas como económicas. Actualmente, se fabrican en aluminio, sobre todo piezas fundidas, como pistones, ruedas, cajas de transmisión, conjuntos de suspensión, radiadores, y estructuras o carrocerías.

La utilización de este material en la fabricación de vehículos conlleva grandes ventajas medioambientales, como la ligereza del material, que supone una reducción del peso del vehículo hasta en un 30% --con el consiguiente ahorro de combustible y un menor porcentaje de polución--.

Asimismo el sector ferroviario también utiliza el aluminio en sus locomotoras. Como ejemplo, un tren de aluminio aporta un ahorro de energía del 87% a lo largo de los 40 años de vida media, en comparación con otros trenes fabricados con elementos más pesados.

En materia de edificación y construcción, el uso del aluminio es mayoritario en España en comparación con otros metales y es utilizado en estructuras de ventanas y puertas y en otras estructuras como cubiertas para grandes superficies y estadios, como el de París o el nuevo Parlamento Europeo en Bruselas. Además, diseñadores, arquitectos y artistas utilizan cada vez más el aluminio con fines ornamentales y decorativos.

Para los envases las aplicaciones son múltiples y abarcan desde la fabricación de latas, el papel de envolver, la capa intermedia de envases de cartón --tetra brick-- hasta láminas para cerrar yogures, medicamentos, etc. Las ventajas: protegen el contenido durante largos periodos, son muy ligeras, son difíciles de romper, presentan una gran comodidad de manejo y ocupan muy poco espacio. Y lo más importante: son cien por cien reciclables.

Actualmente se consumen cerca de 20.000 toneladas en España y en Europa más de 400.000 toneladas de latas de aluminio, cuya tasa de reciclaje está por encima del 70% en algunos países. Suecia, con 92% y Suiza con el 88%, están a la cabeza en Europa.

En España, durante 2006, dos de cada tres latas de bebidas se reciclaron, lo que sitúa a este envase en primer lugar y España se sitúa por encima de la media europea, con un 67%. Los sistemas de recogida selectiva y de devolución son utilizados cada vez más por los ciudadanos, consciente de la importancia que tiene un pequeño gesto como el de tirar la lata a su contenedor correspondiente, ya que supone un gran beneficio para el Medio Ambiente.

En definitiva, "el aluminio es el elemento más abundante de la corteza terrestre después del oxígeno y el silicio y además puede ser reciclado infinitamente sin por ello perder un ápice de sus cualidades", matiza ARPAL, que recuerda que "las aplicaciones son infinitas y su demanda crece día a día", ya que se trata de un material "idóneo para el mundo actual y que respeta el medio en el que vivimos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies