ASEPAM anuncia una nueva Guía de indicadores para la elaboración de Informes de Progreso "mas sencilla y práctica"

Actualizado 01/02/2006 13:07:03 CET

Sobre la posibilidad de declarar a algunos firmantes 'inactivos', Garralda cree que su labor no es la de "policía", sino la de ayudar

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Asociación Española del Pacto Mundial (ASEPAM), Joaquín Garralda, anunció la intención de la organización de tener lista, en un plazo breve que calculan en mayo, una nueva Guía para la elaboración de los Informes de Progreso que deben presentar las empresas para comunicar sus avances en relación a la aplicación de los Diez Principios del Global Compact, que sustituya a la actual, que es, "demasiado amplia" y "no demasiado práctica".

En una entrevista concedida a Europa Press, Garralda señaló que la Asociación trabaja en estos momentos en la creación de un nuevo documento más simple y que "ayude más", con 'pasos' sencillos y que tenga entre tres y cinco indicadores por cada Principio y que resulte práctico para las empresas a la hora de medir sus avances. Se trataría de una especie de "check-list", pero "cercano".

Así, en temas laborales, por ejemplo, desaparecerán cuestiones como la firma de la Declaración de los Derechos Laborales de la OIT, que, para una pyme "no es práctico", porque probablemente no la habrá firmado, o pensará que es demasiado lejano para ella. Sin embargo, se abordarán cuestiones como el trato a los inmigrantes, su formación, el aprendizaje del idioma o cómo le ayuda la empresa a ello, etc.

Hasta el momento, se han completado ya los indicadores de tres de los Diez Principios, pero la intención de ASEPAM es consensuar esta nueva publicación con Nueva York antes de su aparición, porque en este aspecto la asociación española "no puede ir sola o por su lado". En este sentido, el trabajo de las Redes Locales del Pacto servirá para trasladar estas nuevas directrices a las empresas de latinoamérica, que también necesitan una Guía más sencilla y sus características son muy similares a las españolas.

En definitiva, el reto es facilitar las Comunicaciones de Progreso, cuya presentación es desde este año, obligatoria, y ayudar a las empresas de pequeño tamaño a entender que a ellas el Pacto Mundial "también les afecta". Según la marcha del trabajo, Garralda señaló el próximo mes de mayo como la fecha en la que podría estar lista esta nueva Guía, tras la aprobación de Nueva York.

DEBERES CUMPLIDOS Y RETOS

El secretario de ASEPAM insistió así en que uno de los principales retos de la Asociación este nuevo año será hacer los Diez Principios del Pacto "más cercanos al día a día". Ese es, según dijo, "el mayor reto del Global Compact". Aspectos como los 'Derechos Humanos' o el 'Medio Ambiente' es "tan amplio" que las empresas se preguntan, --en especial las pymes--, "¿y yo qué?". El reto, por ello, "son las pymes", porque ven estos Principios como "lejanos y abstractos".

La 'clave', aseguró, es "acercar esos Principios a la gestión cotidiana de todas las empresas, grandes, medianas y pequeñas", aunque éstos se den por hecho porque en España, no cumplirlos "es ilegal". Sin embargo, en apartados como el Principio número seis, relacionado con la no discriminación, se puede hacer mucho más de lo que se hace, tanto más cuando, por ejemplo, cada vez es mayor el número de inmigrantes que contratan las empresas.

Según dijo, a su llegada a la secretaría de ASEPAM tras la marcha de Manuel Escudero, --que actualmente desarrolla labores de responsabilidad en la gestión de las Redes Locales del Pacto en Nueva York--, encontró "un buen trabajo", ya que, antes de que Global Compact funcionara como Asociación en España, "ya se habían hecho muchas cosas".

En este sentido, destacó que en España ya existían a su llegada muchas grandes empresas que estaban involucradas en temas de RSC y firmantes del Pacto Mundial que llegaron 'de la mano' de la Fundación Rafael del Pino, que tomó parte importante en estos comienzos del Pacto en España. Con el trabajo de Escudero el tema fue "mas cercano" y personal, y tras convertirse en Asociación se contó con "ventajas de crecimiento", aunque con una mayor "rigidez y control" como inconvenientes.

El fenómeno, según dijo, "ya estaba en marcha", tenía presencia en los medios y muchos de sus esquemas "funcionaban bien", como la Mesa Cuadrada o el denominado Foro de Aprendizaje, que se encarga de presentar casos concretos de empresas para el intercambio de información y experiencias.

Ya han pasado por estos encuentros empresas como Mango, Gas Natural, El Monte, Telefónica o SOS Cuétara, que en la última reunión expuso su experiencia con las mujeres trabajadoras de su fábrica de embasado de dátiles en Marruecos. Se trata de encuentros "sinceros" y de temática "concreta" con media hora de exposición y un diálogo posterior, apuntó Garralda, en los que las empresas aportan sus conocimientos, pero también comparten los problemas y dificultades que se encuentran a la hora de aplicar los Diez Principios del Pacto.

Otro de los retos, es conseguir que en las grandes empresas "se entienda el concepto de RSC, no sólo en los departamentos específicos", sino también entre los grandes directivos, porque es muy importante que "se involucren" y se identifiquen con ello. La 'clave' del Pacto Mundial es que las empresas asuman sus problemas y sus soluciones traspasando fronteras, y "sin ser localistas", porque para eso es "mundial".

INFORMES DE PROGRESO

Respecto a la presentación de los Informes de Progreso en 2005, --sin ser aún obligatorios para que los firmantes no sean declarados 'inactivos'--, Garralda señaló que "ha habido de todo". Muchas de las grandes compañías lo han solucionado presentando simplemente sus Informes de Sostenibilidad. Otras han hecho Informes especiales aplicando su Memoria Anual a cada uno de los Diez Principios. Otras, especialmente medianas, han hecho "muy buenos informes", mientras que muchas "no han presentando nada".

Debido precisamente a que desde que se firma el Pacto las empresas tienen dos años para presentar este tipo de Informes, muchas de las empresas ha 'aparcado' esta tarea. Este año 2006 será ya obligatorio para todos los firmantes, ya que la gran mayoría cumplen los dos años, y por ello, ASEPAM desea que esta nueva Guía este lista cuanto antes para ayudarles y que "no tengan excusa para no hacerlo".

El problema que se le presenta a ASEPAM este año es qué hacer con las empresas que a lo largo de este año sigan sin presentar este Informe. Según Garralda, el planteamiento es que se establezca una clasificación que distinga a las empresas firmantes entre 'activas' e 'inactivas', aunque aún no saben si esa condición se dará a conocer públicamente (a través de la web, etc) porque, en su opinión, "actuar de policía es muy molesto y además no es la tarea del Pacto".

Además, y como hasta ahora la Guía práctica de la que disponen no les ha ayudado mucho, "comprendemos que les haya resultado difícil elaborar estas Comunicaciones". A partir de la publicación de esta nueva Guía adaptada, y cuando se cumplan los plazos límite, "podremos decir más", añadió Garralda.

En cualquier caso, destacó el secretario general, el objetivo del Pacto es "la calidad de los firmantes, por delante de la cantidad", y apoyarlas y ayudarlas a la implantación de los Principios, en lugar de castigar, señalar o echar a algunas de ellas. "Se trata siempre de facilitarles la labor por delante de castigarlas", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies