Comienzan las Jornadas Banca Desarmada, que analizan la inversión de la banca española en el sector armamentístico

Actualizado 24/10/2007 20:29:04 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Mañana arrancan en Barcelona las 'Jornadas para el debate por una Banca Desarmada', un encuentro promovido por el Centro de Estudios por la Paz J.M. Delàs, del centro de investigación y documentación Justícia i Pau, para analizar las inversiones de las entidades financieras españolas en empresas del sector armamentístico.

Según informó a Europa Press el portavoz de Justicia i Pau, Jordi Calvo "el objetivo de las jornadas es informar, formar y sensibilizar a sus participantes y a la opinión pública en general, sobre la responsabilidad que los poderes económicos, y específicamente los financieros, tienen sobre el bienestar y la paz en el mundo".

En este sentido, se abordará la relación entre la responsabilidad social corporativa (RSC) y las armas en la conferencia inaugural, para presentar después un marco general del militarismo y las conexiones existentes entre la industria de las armas, la banca y otro tipo de entidades financieras, como agencias de crédito a la exportación. Finalmente, se plantearán alternativas para "una banca desarmada" en el marco de la RSC.

Para ello, se contará con las ponencias del ex fiscal anticorrupción del Estado, Carlos Jiménez Villarejo; el secretario general de la Agrupación de Banca Estatal de CCOO, Andrés Hidalgo; el presidente de Justícia i Pau, Arcadi Oliveres; el jefe del Observatorio de la RSC, Orencio Vázquez y distintos investigadores procedentes de Bélgica, Italia y España, entre otros.

Estas jornadas están relacionadas directamente con tres campañas a nivel europeo que exigen responsabilidades a las entidades financieras sobre los objetos de sus inversiones: en Bélgica, la campaña se llama 'My money, clear conscience?', 'Banca Armata' es la iniciativa italiana y 'Por una banca desarmada' y 'BBVA sin armas', las impulsadas en España.

LA BANCA ESPAÑOLA Y LAS ARMAS.

Respecto a esta última, que también está promovida por el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) y la ONG Setem Cataluña, persigue "hacer públicas las inversiones que las entidades financieras tienen en el sector empresarial de las armas, para despertar la conciencia de clientes, empleados y responsables de la Banca y de la sociedad civil, respecto a las actuaciones reprobables de las entidades financieras españolas o que trabajan en territorio español".

En la actualidad, se centra en el BBVA porque "tiene inversiones directas e indirectas en siete empresas vinculadas a la industria de la guerra", como "la empresa Raytheon (EE.UU.), que produce la Joint Standoff Weapon (JSOW), una bomba que se lanza desde el aire y que tiene algunas variantes de municiones clúster o el misil de crucero Tomahawk y la francesa Thales, que produce misiles, algunos de los cuales son también municiones clúster", afirmó Calvo.

Sin embargo, no es la única entidad financiera española con intereses en este mercado. Los estudios de Justicia i Pau concluyen que "son muchas las entidades con inversiones directas o indirectas en algunas de las empresas mencionadas o similares" como el Banco Santander, que "controla el 50% de Vista Capital, quien controla a su vez el 42,5% de Unión Española de Explosivos, S.A, productora de obuses, bombas y proyectiles".

La organización ha publicado un listado de las entidades involucradas en este tipo de operaciones, donde, junto al Banco Santander, aparecen, entre otras, Banesto, Banco Popular, Banco Sabadell, Banco Pastor, Deutsche Bank, Barclays Bank, Caja Castillla la Mancha, Bancaja, BBK, Kutxa, Caja Vital, Caja Madrid, Cajastur, Caja Cantabria, Cajasol, Unicaja, La Caixa y Caixa Catalunya.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies