La CSI denuncia las malas condiciones laborales y la explotación en las zonas francas de Isla Mauricio

Actualizado 24/04/2008 13:20:45 CET

Los inspectores de trabajo son tan escasos que el trabajo forzoso "sigue siendo una realidad, igual que la prostitución infantil"

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Sindical Internacional (CSI) --que representa a 168 millones de trabajadores en 155 países y cuenta con 311 afiliadas nacionales-- acaba de denunciar en un nuevo Informe que la legislación y la práctica en Isla Mauricio "incumple en muchos aspectos los Convenios fundamentales del trabajo de la OIT, que el país ha ratificado y son jurídicamente vinculantes para su gobierno". El informe --cuya publicación coincide con el examen de las políticas comerciales del país en la OMC-- alerta además de que, pese a que el derecho de sindicalización y de negociación colectiva están garantizados por escrito, "la Ley de relaciones laborales concede al gobierno amplias facultades para aplazar las huelgas e inclusive declararlas ilegales en caso de que se considere que pueden perjudicar a la economía del país, impidiendo así ejercer efectivamente este derecho".

Según el documento, la legislación nacional "otorga además a las autoridades públicas la posibilidad de denegar el registro de un sindicato por motivos de incumplimiento de varias estipulaciones arbitrarias y ambiguas".

La investigación de la CSI destaca asimismo las malas condiciones de trabajo existentes en las zonas francas de exportación, donde la legislación en vigor "permite a los empleadores exigir la obligación de trabajar horas extraordinarias y que el horario de trabajo sea superior al que se aplica a otros sectores de actividad". A esto se suma que los trabajadores migrantes empleados en empresas situadas en las zonas francas de exportación son "abiertamente discriminados" y reciben salarios más bajos que los nacionales.

"En el país no se aplica suficientemente la legislación contra la discriminación, lo que ha creado una brecha entre hombres y mujeres en términos salariales, así como en lo relativo al acceso a la educación, el empleo y los servicios públicos", explica el documento, que destaca que "el acoso sexual es una práctica común en el lugar de trabajo"; un problema que las autoridades públicas "todavía no abordan apropiadamente".

A pesar de que el trabajo infantil está prohibido en Mauricio, el número de inspectores empleados por el Ministerio de Trabajo para aplicar las disposiciones jurídicas contra el trabajo infantil "es tan reducido", que éste "sigue siendo una realidad, al igual que la prostitución infantil".

En el informe también se denuncia el hecho de que las condiciones de vida y trabajo de algunos trabajadores son equivalentes al trabajo forzoso, lo que supone la violación a las correspondientes normas fundamentales del trabajo de la OIT, en particular para las niñas obligadas a ejercer la prostitución.

El ducumento termina con una síntesis de recomendaciones y conclusiones dirigidas al gobierno de Mauricio sobre la manera de corregir su incumplimiento de las normas laborales fundamentales de la OIT y de aplicar políticas eficaces que puedan hacer frente a los numerosos problemas que actualmente aquejan al país.

Para leer el informe completo --en inglés-- se puede consultar la web 'http://www.ituc-csi.org/IMG/pdf/TPR_MAURITIUS_final__2_.pdf'.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies