La CSI denuncia la represión contra dirigentes sindicales en Irán para evitar su participación el próximo 1 de Mayo

Actualizado 20/04/2007 14:06:06 CET

Maestros y panaderos, principales objetivos de la represión sindical, que se ha intensificado este año

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Sindical Internacional (CSI), que representa a 168 millones de trabajadores en 154 países, ha denunciado ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la situación de represión que viven los sindicatos independientes de Irán en los últimos meses, presuntamente con el objetivo de evitar que los trabajadores de este país participen en las actividades previstas para el próximo 1 de Mayo.

Según señala la CSI, en los últimos meses se han llevado a cabo detenciones a dirigentes y miembros de organizaciones docentes, así como un ataque directo contra el representante de los panaderos de la ciudad de Saqqez, situada en el Kurdistán iraní.

El pasado mes de marzo las organizaciones docentes protestaron contra la negativa del Parlamento de Irán a aprobar un proyecto de ley sobre paridad salarial dirigido a mejorar la situación económica del sector.

Con motivo de estas protestas, agentes del Ministerio de Seguridad e Inteligencia entraron en los domicilios de una veintena de dirigentes sindicales para proceder a su posterior detención. Pese a que algunos de ellos fueron liberados más tarde, otros muchos volvieron a ser detenidos.

Más tarde, el Ministerio de Educación convocó una reunión de conciliación con los grupos sindicales, a la que finalmente no se presentó ya que, en su lugar, se personaron efectivos del Ministerio de Inteligencia y de las fuerzas armadas, quienes amenazaron a los representantes de los docentes.

El 14 de marzo, en una manifestación realizada frente al Parlamento como protesta por los sucesos del día anterior, se detuvo a 300 docentes, 50 de cuales fueron encarcelados mientras que otros 14 estuvieron presos durante dos semanas, a pesar de que el jefe del poder judicial de Irán manifestó que se habían limitado a ejercer sus legítimos derechos y dictaminó su "inmediata" libertad.

La CSI recuerda que estas acciones contra dirigentes sindicales de los panaderos, denominados 'Los siete de Saqqez', se concentraron en Mahmoud Salehi, quien en los años 1980 pasó más de cinco años en la cárcel por sus actividades sindicales, y desde finales de los años 90 ha sido detenido varias veces por este mismo motivo.

DETENCIONES ANTERIORES

El 1 de Mayo de 2004, Salehi y otros seis trabajadores fueron detenidos y acusados de llevar a cabo actividades sindicales, incluyendo una concentración. Los arrestos tuvieron lugar varios días después de la reunión con los integrantes de una delegación de la CSI que visitaba el país.

En el año 2005, Salehi fue condenado a cinco años de cárcel y tres años de exilio interno y, más tarde, en 2006, fue acusado ante el Tribunal Revolucionario de Saqqez. Finalmente, el pasado 9 de abril, las fuerzas de seguridad detuvieron de nuevo a Salehi, quien en la actualidad se encuentra en la cárcel de la ciudad de Sanandaj.

Por este motivo, el pasado 16 de abril tuvo lugar una manifestación por la represión contra 'los siete de Saqqez' que fue reprimida por las autoridades y en la que varios participantes resultaron heridos al haber sido atacados con palos y aerosoles de gases.

En palabras del secretario general de la CSI, Guy Ryder, estos últimos ataques de las autoridades iraníes "son preocupantes". Según Ryder, "cualquier gobierno que ejerza presión violenta contra los trabajadores que solamente quieren obtener un trato decente y un salario vital merece que se lo condene por traicionar los intereses de su propio pueblo".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies