Forética presenta en Bilbao el Sistema de Gestión Ética y Socialmente Responsable SGE 21 revisado en 2005

Actualizado 02/02/2006 19:41:10 CET

Valencia y Sevilla serán los próximos escenarios a los que Forética acercará las novedades de su Norma de Certificación Ética y Social

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Palacio Euskalduna, en Bilbao, ha sido el escenario elegido por Forética para presentar ante más de cien empresarios la versión actualizada del Sistema de Gestión Ética y Socialmente Responsable SGE 21 ebn su versión revisada en 2005, la única norma de España destinada a introducir una gestión ética y responsable de manera integral en las organizaciones.

La capital vizcaína es uno de los escenarios del plan de difusión territorial trazado por Forética para acercar su renovada herramienta y fomentar la adopción de medidas concretas de RSE a públicos de toda la geografía nacional. El próximo 9 de febrero, la SGE 21 será presentada en Valencia, y en Sevilla la cita será el próximo 7 de marzo.

Esta mañana, el director general de Forética, Germán Granda, explicó la filosofía de la norma en el marco de la jornada 'Sistemas de Gestión Ética y Socialmente Responsables', organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Cesi Iberia y Forética, y patrocinada por la Diputación Foral de Vizcaya.

"Cada empresa adapta a su tamaño sus propias necesidades financieras, publicitarias, de control de calidad o de seguridad laboral y eso es lo que permite la SGE 21", aseguró Granda, tras añadir que para las pequeñas empresas "puede representar un pequeño esfuerzo --en cuanto a modificación de ciertos hábitos y en materia de comunicación--, pero garantiza un retorno, e incrementa el valor intangible del negocio".

Por su parte, Isabel Iturbe, gerente de Formación y Consultoría de Cesi Iberia, explicó desde un punto de vista práctico el modelo de implantación del estándar de Forética y destacó que "para una correcta implantación en las empresas, es necesaria una integración voluntaria de las preocupaciones sociales y medioambientales en las operaciones comerciales y en las relaciones con los interlocutores".

"La responsabilidad social supone invertir más en el capital humano, entorno, y relaciones con los interlocutores", añadió. En definitiva, según Iturbe, la ética debe ser un valor intrínseco de toda actividad económica y empresarial de una organización que busque la excelencia.

Durante la jornada, también se presentó la experiencia piloto de 25 empresas vizcaínas, que han implantado recientemente de manera voluntaria el modelo de gestión ética 'Xertatu', lanzado por la Diputación Foral de Vizcaya.

La sesión se cerró con las experiencias prácticas de implantación de dos compañías, BBK y la Mutua Vizcaya Industrial.

Por su parte, Iñaki Gutierrez, del Departamento de Calidad de la entidad vasca, defendió que el modelo de gestión empresarial que será dominante en el próximo futuro, "será aquel, que demostrando eficiencia económica, disponga de mayor legitimidad moral y logre la máxima aceptación social". La última experiencia práctica de un sistema de gestión empresarial ética corrió a cargo de Miren Fernández Múgica, directora de Calidad de esta Mutua.