Oceana alerta de que el buque hundido en Canal de la Mancha contenía ácido fosfórico, nocivo para el medio marino

Actualizado 02/02/2006 14:19:01 CET

Aunque no es probable su paso a la cadena alimenticia, autoridades francesas han prohibido la pescar en un radio de dos kilómetro

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La organización de defensa del mar Oceana ha alertado de las consecuencias sobre el medio marino que puede tener la carga vertida por el buque de transporte químico 'Ece' tras su hundimiento ayer en el Canal de la Mancha, que portaba a bordo cerca de 10.000 toneladas de ácido fosfórico y otras 80 de hidrocarburos.

Según recuerda Oceana en nota de prensa, el ácido fosfórico (H3PO4) es nocivo para la vida marina "incluso en pequeñas cantidades". Su principal peligrosidad es el cambio de pH que produce, que puede originar la muerte de los organismos marinos.

"Es corrosivo y, al inhalarlo o tener contacto con él provoca daños en ojos, piel, garganta, pulmones y tracto gastro-intestinal", señala el comunicado. Además, y al derivar a fosfatos, "puede provocar la eutrofización (incremento de sustancias nutritivas en aguas dulces de lagos y embalses, que provoca un exceso de fitoplancton) de medios acuáticos".

Pese a ello, --apunta Oceana--, es un ácido relativamente "débil" y que raramente provoca efectos a largo plazo, por lo que suele utilizarse en el tratamiento de aguas y en bebidas refrescantes, si bien, puede disociarse en dimetilformamida (DMF) que, en cantidades importantes y exposiciones prolongadas, "tiene el potencial de provocar daños hepáticos y ulceraciones en el estómago".

"La posibilidad de contaminación en el mar depende de la zona donde se haya producido el vertido y si la cantidad no es muy grande no provoca efectos ambientales graves, ya que la acidez es amortiguada rápidamente y sus efectos son limitados y locales", explica al respecto el director de la organización en Europa, Xavier Pastor. "Es utilizado principalmente para la producción de fertilizantes y detergentes, si bien tiene algunos usos en la industria de bebidas", añade.

Aparte de la peligrosidad de la carga, el hundimiento de un buque siempre representa, según Pastor, "otras amenazas por la posibilidad de que otros contaminantes, como el combustible, los aceites y otras sustancias tóxicas que llevan abordo, puedan salir al medio marino".

El buque hundido, el 'Ece' es un quimiquero de 18 años que fue construido en 1988 en los astilleros IZAR de Sestao y hasta 2001 utilizaba el nombre de 'San Mateo'. Pertenece a la empresa turca Sirena Marine, pero el buques es gestionado por la compañía Aksay Denizcilik ve Ticaret A.S., también de Turquía.

Este barco está reconocido internacionalmente como 'buque seguro' y no ha presentado deficiencias en las últimas revisiones que se le han realizado. La empresa que gestiona el barco, también opera otros doce de estos buques de transporte de químicos, y ninguno de ellos ha sido detenido en los últimos años, por lo que cuenta con permisos para operar en Europa, América y Asia, reconoce Oceana.

"El accidente de un buque con materiales peligrosos siempre es una amenaza para el Medio Ambiente marino", destaca Pastor, pero en este caso el cargamento no es excesivamente nocivo, aunque "añade más contaminación a una zona que recibe millones de toneladas de vertidos tóxicos al año".

FATAL ACCIDENTE

El buque químico se hundió tras colisionar ayer con otra embarcación (el carguero maltés 'General Rowecki', que no sufrió daños) en aguas del Canal de la Mancha, según informaron los servicio de guardacostas de la zona, resultando muy dañado por el choque, que tuvo lugar unos 48 kilómetros al norte de Guernsey (Reino Unido). Las autoridades costeras británicas han establecido una zona de exclusión de 1,5 kilómetros en torno a la embarcación.

Francia y el Reino Unido, en colaboración con Irlanda, ya han activado hoy un plan de urgencia en el Canal de la Mancha tras el hundimiento de este barco en aguas internacionales, ya que se han observado pequeñas señales de contaminación en la zona del naufragio, que están siendo analizadas, mientras que los expertos subrayan que el principal riesgo para el Medio Ambiente lo constituyen los hidrocarburos y no el ácido fosfórico.

El riesgo de contaminación "no es nulo", --afirman las autoridades--, pero las pruebas sobre la acidez del agua efectuadas hasta el momento en la zona de naufragio son "normales", lo que parece indicar la ausencia de fugas de ácido fosfórico de los contenedores inoxidables del barco.

Esta es la principal hipótesis con la que trabajan las autoridades marítimas francesas y que explicó en un encuentro con la prensa en Cherbourg (norte de Francia) el oficial encargado de comunicación de la delegación marítima de la Mancha y del Mar del Norte, el teniente de navío Yann Bizien.

Según explicó, ese ácido "es un liquido corrosivo no volátil, que no produce vapor y es más denso que el agua, en la que se disuelve totalmente, por lo que en caso de que se derramarse se disolvería rápidamente".

De manera que, "si parte o toda la carga de este buque de transporte de sustancias químicas, con registro en las islas Marshall (en el Pacífico) y propiedad del armador turco Aksay Denizcilik, se esparciese en el mar, el agua de la zona afectada recuperaría su PH de forma "rápida", según la delegación marítima.

PROHIBICION DE PESCA

Pese a ello, y a que, en principio, no hay posibilidad de acumulación de ese producto en la cadena alimenticia, las autoridades francesas han prohibido pescar en un radio de unos dos kilómetros en torno a la zona donde se hundió el barco, situada exactamente a 70 metros de profundidad y a unos 90 kilómetros del cabo de La Hague.

Usado fundamentalmente en la fabricación de abonos, pero también para los productos de limpieza o para las bebidas efervescentes, este ácido puede tener un efecto "letal fugaz y puntual" en los peces si se escapa de las cisternas del 'Ece', según el Centro francés de Documentación, Investigación y Experimentación de Contaminaciones Accidentales de las aguas (CEDRE).

El CEDRE ha recibido el encargo de calcular, según las corrientes presentes en la zona, hacia dónde puede fluir el ácido o los hidrocarburos del 'Ece' en caso de fuga, y hacer así más eficaces las labores de tres buques anticontaminación que ya están en alerta.

Hasta el momento, las autoridades francesas mantiene tres barcos de vigilancia en la zona, el remolcador 'Abeille Liberté', que trataba de acercar el 'Ece' a las costas francesas cuando se hundió a las 3.37 horas (2.37 GMT), el buscaminas 'Lyre' y el guardacostas 'Sterne'.