Philips utiliza la ética como eje de sus actividades para diferenciarse de la competencia, porque "es el futuro"

Actualizado 02/02/2006 14:56:03 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Philips considera que la ética "es el futuro" y por ello la utiliza como eje de todas sus investigaciones tecnológicas, sus estrategias de mercado y su imagen corporativa, con el objetivo de diferenciarse de la competencia.

"La ética es el futuro y es lo que da sostenibilidad a las empresas", explica Flavia Moraes, encargada del área de Responsabilidad Social Corporativa de Philips en América Latina, en unas declaraciones recogidas por el diario mexicano 'El Universal'. "Queremos ser un ejemplo y con ello, demostrar que con la ética sí se pueden hacer negocios", añade.

Para Philips, el concepto de ética pasa por mejorar la calidad de vida de las personas en dos aspectos: en el material, fabricando productos que sean más fáciles de usar, que tengan componentes lo más ecológicos posibles; y en el plano humano, generando empleados responsables que mejoren su vida personal, para que puedan ser mejores ciudadanos y mejores profesionistas.

"Por un lado, impulsamos campañas de consumo responsable, es decir, que no nos interesa que se compren nuestro productos sólo por comprarlos. Ésa es una gran diferencia. Estamos obligados a vender, pero queremos que sea por una decisión sabia del consumidor", señaló Moraes.

"Por el otro, impulsamos desde dentro, es decir, entre nuestra gente, la idea de ser mejores personas, que actúen con responsabilidad en sus comunidades, que aporten algo positivo en sus hogares y en su vida personal con campañas enfocadas en la tolerancia, no discriminación, apoyo a la mujer, voto político responsable y sobre todo, ayuda social", agregó.

Con respecto a las donaciones, Philips consideró que es más importante aportar "algo más valioso como el voluntariado". En este contexto, señaló de que la empresa cuenta con 20 voluntarios en el Distrito Federal, que apoyan la labor de proyectos como la Fundación Fucam, que trabaja en la prevención y atención contra el cáncer de mama, del que ya se han beneficiado 17.000 mujeres.

"Con el trabajo de voluntarios buscamos generar mejores ciudadanos, bajo la idea de que sólo buenos ciudadanos pueden ser buenos empleados", recalcó.

Además de los beneficios sociales que estas acciones han llevado a la compañía, Philips ha gozado también de recompensas que sí se reflejarán en sus ventas y en la popularidad que tenga como marca. "Queremos que la gente compre nuestros productos porque nos considere una empresa responsable y ética, y no sólo porque sean baratos y novedosos", concluyó Moraes.