Siderurgia, pasta y papel, entre los sectores "más vulnerables" al comercio de emisiones según un estudio

Actualizado 05/07/2007 20:59:06 CET

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los sectores de la industria española "más vulnerables" ante los impactos de la normativa de comercio de emisiones serán la siderurgia, la cal, azulejos y baldosas, pasta y papel, según el estudio 'Competitividad y Cambio Climático' que presentó hoy en Madrid la fundación EOI.

El texto, basado en el análisis de más de 230 empresas afectadas por la nueva normativa, concluye que en función del tamaño del sector al que pertenezca, la cantidad e intensidad de las emisiones, la capacidad de mejora de procesos para la reducción de las mismas y la capacidad de absorber costes, habrá que hablar en España de empresas "de sensibilidad baja, media o alta" ante los efectos de estos cambios.

Según explicó la coautora del libro, Ana Pueyo, "en la zona gris" donde la vulnerabilidad no es ni alta ni baja, se encuentran los sectores del cemento, vidrio, tejas y ladrillos, en los que tiene menos importancia el sector exterior, "una intensidad de emisiones menor a la de los demás sectores o un elevado tamaño de las empresas".

Respecto a las empresas que mejor resistirán la aplicación de la normativa, serán las de transformación energética, en los sectores de electricidad y refino, las menos vulnerables porque "a pesar de sus elevadas emisiones por instalación, en estos sectores cada empresa ostenta un gran poder de mercado" y la competencia internacional no supone riesgos de pérdida de competitividad en ninguno de los casos.

Por su parte, el también autor del estudio, Antonio Baena, apuntó que "no todos los sectores industriales son iguales" por lo que "el esfuerzo que debe hacer cada uno debe exigírsele conforme al sector" del que forma parte y a las características del mismo, "tratando de exigir más a quien tiene más margen de maniobra" y haciendo que estos requerimientos "sean más o menos homogéneos en el conjunto internacional" para que no se sacrifique competitividad.

El acto de presentación del libro, que tuvo lugar en la sede de la Escuela de Negocios en Madrid, contó con la participación de la directora general de la Oficina de Cambio Climático, Teresa Ribera; el subdirector general de Ingeniería e I+D de Endesa, Sabugal y el responsable de Financiación de Proyectos de La Caixa, Roger Torrella.

Los tres ponentes coincidieron en afirmar que adaptar la industria a la lucha por la paliación de los efectos del cambio climático no tiene por qué implicar deslocalizaciones ni pérdidas de empleo porque la clave está en la incorporación de estrategias de optimización energética.

En este sentido, Ribera apuntó que "si la empresa española quiere ser una industria competitiva, es imprescindible que en su estrategia incorpore reflexiones sobre el impacto del cambio climático en su sector" promoviendo una "descarbonización de los procesos industriales, un ahorro energético y la apuesta por las energías renovables".

Esta transformación tiene un coste y, tal y como señaló el vocal de Endesa, "las empresas tienen que anticiparse y revisar sus procesos para reducir costes de producción" porque "los precios energéticos van a experimentar una subida constante". En cualquier caso, apostilló, frente al consumo energético "la medida disuasoria más efectiva es la subida de las tarifas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies