UGT y Asorna denuncian las dificultades que deben sortear los discapacitados para acceder al mercado laboral

Actualizado 05/10/2007 13:30:06 CET

Instan a los empresarios a pedir las ayudas que otorga el Gobierno para adaptar los puestos de trabajo

PAMPLONA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sindicato UGT y la Asociación de Personas Sordas de Navarra (Asorna) han puesto de manifiesto las dificultades que tienen las personas con algún tipo de discapacidad para acceder al mercado laboral, debido principalmente al "desconocimiento general" que existe en torno a su productividad. Ambas entidades informaron de la existencia de ayudas a los empresarios para adaptar los puestos de trabajo.

Así lo expusieron en rueda de prensa, celebrada ayer en Pamplona, la secretaria de Igualdad de UGT en Navarra, Ana Irene Rodeles; la técnica del Servicio de Intermediación Laboral de Asorna, Natalia Esparza y la responsable de Salud Laboral de UGT, María José Latasa.

Según recordó Rodeles, en Navarra un 9,8 por ciento de la población padece algún tipo de discapacidad, es decir, unas 52.000 personas, de las que 11.460 padecen discapacidad auditiva en algún grado. De éstas, 500 tienen sordera profunda y utilizan el lenguaje de signos. La ley exige, añadió la sindicalista, que el 2 por ciento de las plantillas en empresas con más de 50 trabajadores corresponda a personas con discapacidad.

La experta señaló que estas personas tienen "dificultades" para acceder al mercado laboral. "Por desgracia existe la creencia de que nuestra discapacidad nos impide ser igual de eficientes que otro trabajador", dijo, para añadir que el minusválido "es consciente de su situación y por ello se esfuerza más en la realización de su trabajo".

En este sentido, María José Latasa destacó que las personas sordas, por ejemplo, tienen mucho que aportar al mundo empresarial al tener mayor capacidad de concentración y, por lo tanto, mayor capacidad de trabajo, tienen gran memoria visual y habilidad manipulativa.

Recordó que el Gobierno de Navarra concede unas subvenciones para eliminar los obstáculos que impidan o dificulten la contratación de personas con discapacidad. La partida anual es de 90.000 euros y se otorga un máximo de 9.000 por trabajador. En esta edición, cuyo plazo finaliza el próximo 16 de octubre, "tan sólo se han registrado ocho solicitudes", lamentó Latasa.

El objeto de estas ayudas es la adaptación de los puestos de trabajo, la eliminación de barreras arquitectónicas o la dotación de medidas de protección personal para las personas con discapacidad. Ana Irene Rodeles hizo un llamamiento tanto a empresarios como a personas empleadas con discapacidad para que "no dejen pasar esta oportunidad".

Sobre este tema, Asorna ha organizado el próximo 19 de octubre en Civican una conferencia sobre 'Empleo y la Prevención de Riesgos Laborales en el colectivo de personas sordas'. Según explicó Natalia Esparza, la jornada está dirigida al tejido empresarial, a asociaciones empresariales, sindicatos, instituciones y entidades que trabajan en el ámbito del empleo y la discapacidad y al colectivo de personas con discapacidad auditiva, entre otras.

Esparza señaló que el objetivo de esta charla es sensibilizar al mundo empresarial de las características de las personas sordas en el ámbito laboral y conciencia de la importancia que tiene el tema de la prevención de riesgos laborales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies