La UE acuerda nuevas reglas para luchar contra el dumping de exportadores chinos

Publicado 03/10/2017 19:30:49CET

BRUSELAS, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha acordado este martes las condiciones para una nueva metodología de cálculo con la que detectar y corregir las distorsiones en el mercado comunitario por prácticas desleales como las exportaciones de acero chino a precio por debajo de mercado.

Se trata de un método basado en análisis "país por país" y "sector por sector" en caso de que se sospeche que existe dumping, con lo que la Unión Europea considera que responde a sus obligaciones con la Organización Mundial del Comercio (OMC), que desde diciembre del pasado año obliga a reconocer a China como una economía de mercado y deja menos margen para medidas antidumping.

Las nuevas normas incluyen también cambios para reforzar la legislación comunitaria antisubsidios, de modo que si se detectan nuevos subsidios en el curso de una investigación estos hallazgos puedan ser tenidos en cuenta la hora de imponer la sanción final.

Para determinar si existen distorsiones en el mercado se tendrán en cuenta criterios como la influencia estatal, la generalización en el sector de empresas públicas, la discriminación a favor de las empresas nacionales y la falta de independencia del sector financiero.

Las empresas europeas que denuncien prácticas desleales podrán apoyar su queja en los informes que realizará la Comisión Europea país por país y sector por sector para vigilar el mercado.

El acuerdo necesita aún el visto bueno formal de las partes que han cerrado el principio de acuerdo (Parlamento Europeo y Consejo Europeo, junto a la Comisión Europea) antes de que pueda entrar en vigor, previsiblemente a finales de año.

Por ello se prevé un periodo de transición durante el cual se seguirán sometiendo a las normas actuales tanto las medidas antidumping ya adoptadas como las investigaciones en curso.

"La Unión Europea es sinónimo de comercio justo y abierto, pero no somos comerciantes ingenuos", ha declarado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tras conocerse el acuerdo.

El jefe del Ejecutivo comunitario ha insistido en que la nueva legislación no está dirigida "a ningún país en particular", sino a contar con los instrumentos necesarios para luchar contra las prácticas desleales que llevan a la destrucción de empleos en la UE.

Son cambios que "fortalecen" los instrumentos de defensa comercial de que dispone la UE, ha añadido la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström.