UPyD quiere que bares y restaurantes informen a sus clientes sobre la composición de los alimentos

 

UPyD quiere que bares y restaurantes informen a sus clientes sobre la composición de los alimentos

Restaurante, carta, menú, camarero, calorías
GETTY
Actualizado 07/07/2015 5:23:41 CET

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha registrado en el Congreso una proposición no de ley con la que pide al Gobierno que tome medidas para que todos los bares, cafeterías y restaurantes españoles estén en disposición de informar a sus clientes, cuando éstos lo soliciten, sobre la composición de los alimentos que ofrecen en sus cartas, de modo que se puedan evitar reacciones alérgicas o intolerancias alimenticias como las que padecen los celíacos o los diabéticos, entre otros.

En la iniciativa, que recoge Europa Press y que será debatida en el Pleno de la Cámara Baja, la formación magenta recuerda que ya existe un reglamento comunitario sobre la información alimentaria que hay que facilitar a los consumidores. Sin embargo, un parte "importante" de esta normativa aún no está desarrollada en España, sobre todo en lo que se refiere a las alergias alimentarias.

"El reglamento otorga responsabilidad directa al restaurador sobre la información que debe ofrecer al comensal, tanto si elabora los platos 'in situ' como si proceden de terceros. De hecho, tal y como está redactada la normativa, la presencia no declarada de un alérgeno en un alimento se considera un peligro alimentario comparable a la presencia de salmonella", recuerda UPyD.

Por eso, cree "razonable" que las administraciones públicas tomen medidas para que los trabajadores del sector conozcan "en la medida de lo posible" la composición de los alimentos que sirven y para que los menús contentan información más detallada de los ingredientes, particularmente de las catorce sustancias que la UE considera alérgenos.

GASTRONOMÍA "ACCESIBLE"

La formación magenta también señala que este tipo de mejoras facilitaría la consecución de una "gastronomía accesible" tanto para los ciudadanos nacionales como para los turistas extranjeros, que en muchos casos "ven limitadas sus oportunidades de disfrutar de la gastronomía del lugar no sólo a causa de sus alergias o intolerancias alimenticias, sino también por la falta de información".

Por todo ello, y aunque algunas regiones como Canarias obligarán ya desde final de año a sus establecimientos hoteleros y de restauración a adoptar medidas en este sentido, UPyD cree que el Estado debe "impulsar las medidas adecuadas" en colaboración tanto con las comunidades autónomas como con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Y, en concreto, solicita que se obligue a todos los bares, restaurantes y demás establecimientos del sector a informar a sus clientes, cuando éstos lo soliciten, de la denominación del alimento, de sus ingredientes y de cualquier otra sustancia recogida en la normativa comunitaria como alérgena o causante de intolerancia que se haya utilizado y pueda seguir estando presente en el producto, aunque sea de forma modificada. En este sentido, cree que este tipo de sustancias debería destacarse con otra tipografía del resto de ingredientes.

Además, también debería ofrecerse información tanto sobre las características nutricionales del alimento como sobre su identidad, composición, propiedades y otras características, haciendo particular referencia a las propiedades que puedan ser perjudiciales para ciertos consumidores como los celíacos, a la duración, almacenamiento y uso seguro del alimento; y a los efectos sobre la salud que puede tener, incluyendo "los riesgos y las consecuencias relativos al consumo perjudicial y peligroso".

AUMENTAN LAS ALERGIAS

Para apoyar la necesidad de esta petición, la iniciativa de UPyD incluye datos de la Unión Europea que acreditan que los casos de alergias alimentarias han aumentado "de forma considerable" en los últimos 20 años.

De hecho, en España sufre alergias alimentarias entre el 4% y el 5% de la población, siendo las reacciones más frecuentes a las frutas frescas (35% de los casos), a los frutos secos (22%), a las verduras (14%) y a los cacahuetes (8%). En particular, los alimentos que más frecuentemente causan reacciones adversas son el melocotón, la leche, el huevo, el melón, las gambas, el pescado, el kiwi, el plátano, la nuez, la sandía, el cacahuete, la manzana, el tomate, el pescado y la avellana.

No obstante, "a pesar de que se han identificado unos 170 alimentos como causantes de reacciones alérgicas, sólo unos doce son los responsables de prácticamente el 90% de estas reacciones", y el 70% de los casos de reacción alérgica por ingesta de alimentos se producen fuera del ámbito doméstico.

Según datos comunitarios, el coste sanitario de un paciente adulto alérgico a un alimento es de unos 1.300 euros, un 47% más que el de un ciudadano no alérgico. En el caso de los niños, la cifra asciende a 1.400 euros, tres veces más que los menores sin alergias, que apenas superan los 390 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies