El Banco de España 'bendice' la reforma laboral pero avisa de una caída de empleo a corto plazo

Actualizado 29/02/2012 11:43:15 CET

 

   MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Banco de España ha dado su visto bueno a la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP por incluir medidas de "amplio alcance y gran trascendencia", cuyos "efectos globales" favorecerán la creación de empleo. Mientras, los sindicatos descartan por ahora la huelga general y anuncian nuevas protestas para el 8 y el 11 de marzo.

   La institución que gobierna Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha advertido en su último boletín económico de que, en el horizonte "más inmediato" y debido a la "fuerte debilidad" de la actividad, se podría producir todavía "alguna reducción adicional del nivel de empleo" si no se aprovechan "con intensidad" las medidas de flexibilidad interna contenidas en la reforma laboral para adaptar las condiciones laborales a las necesidades específicas de cada empresa.

   En todo caso, el Banco de España ve "deseable" que la reforma laboral se complete con medidas "más ambiciosas" en materia de políticas activas, incluyendo una "exhaustiva evaluación" de los programas en vigor, una mayor vinculación con las políticas pasivas, y "actuaciones alternativas a los incentivos a la contratación aprobados", pues la efectividad de las bonificaciones sobre la creación de empleo se ha demostrado "muy reducida".

   Para el instituto emisor español, la reforma laboral del Gobierno incluye, en su conjunto, modificaciones de "amplio alcance" que mejoran aspectos clave del funcionamiento del mercado laboral en España.

   Así, subraya que los cambios introducidos por esta norma "deberán facilitar el ajuste de las condiciones laborales de los trabajadores a la situación económica de cada empresa, favoreciendo una reasignación más eficiente de los recursos y con un ajuste "más equilibrado" entre salarios y empleo, lo contrario de lo que sucedió al principio de la crisis, según apunta.

   Igualmente, el Banco de España ha asegurado que los cambios operados en los procedimientos del despido "facilitan la consideración de las causas objetivas y alinean la protección de los trabajadores indefinidos (su indemnización por despido) a estándares observados en otros países europeos".

   RUBALCABA CRITICA AL GOBIERNO POR OBLIGAR A ELEGIR

   Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha criticado este miércoles al Gobierno por "obligar a los ciudadanos a elegir entre la sartén y el fuego", es decir, entre sus derechos o la creación de puestos de trabajo, con la reforma laboral que ha aprobado, y ha recordado a los españoles que el cambio normativo "no es inexorable" tal cual está redactado, sino que se trata de "una decisión ideológica".

   Durante la apertura de la Jornada Parlamentaria sobre la Reforma Laboral organizada por el grupo socialista en el Congreso y a la que han asistido diputados, senadores y portavoces de Empleo en los Parlamentos autonómicos, el líder de los socialistas ha reconocido que las reformas son necesarias para afrontar la crisis, pero ha rechazado que las propuestas que plantea el Ejecutivo sean la única vía posible.

   Entretanto, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha asegurado este miércoles tras reunirse con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que el Gobierno está dispuesto a "mejorar" la reforma laboral aceptando cambios que puedan proponer los agentes sociales o los otros grupos parlamentarios, aunque ha matizado que esta disposición busca "ir hacia adelante y no hacia atrás".

   En una rueda de prensa en la Cámara baja, Alonso ha reconocido así que "se pueden realizar mejoras en el texto" y que el Ejecutivo "ha mostrado su disposición abierta al diálogo", reconociendo incluso que ya conocen las primeras propuestas de los agentes sociales y también de algunos grupos parlamentarios como CiU, del que ha valorado su "disposición a trabajar en positivo".

   LOS SINDICATOS DESCARTAN LA HUELGA GENERAL

   Sin embargo, CC.OO. y UGT han asegurado este miércoles que su prioridad es asegurarse el éxito de las movilizaciones que están desarrollando contra la reforma laboral, y han anunciado nuevas protestas para el 8 de marzo, Día Internacional de la mujer y fecha en la que está previsto convalidar la reforma en el Parlamento, y para el 11 de marzo, en el que se celebrarán nuevas manifestaciones por todo el país.

   En un comunicado conjunto en respuesta a las informaciones que publican algunos medios de comunicación de que barajan una huelga general para el 29 de marzo, los sindicatos insisten en que, en este momento "su prioridad es impulsar un proceso sostenido y creciente de movilización" contra la reforma del mercado de trabajo.

   Finalmente, CC.OO y UGT reunirán de manera extraordinaria a sus máximos órganos de dirección entre congresos la próxima semana para analizar la situación creada tras la aprobación de la reforma laboral por parte del Gobierno.

   Según han confirmado a Europa Press fuentes de ambos sindicatos, CC.OO. ha convocado su Consejo Confederal y UGT a su Comité Confederal para el próximo 9 de marzo, un día después de que el Congreso decida si convalida o no la reforma laboral.

Europa Press Comunicados Empresas