El Banco de España elimina 7 de sus 22 sucursales

Banco de España
EP
Actualizado 24/11/2010 12:13:49 CET

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España ha decidido eliminar siete de sus veintidós sucursales, reduciendo de este modo su organización territorial en las comunidades autónomas en casi una tercera parte, según avanzaron a Europa Press fuentes de la sección sindical de CC.OO en el supervisor bancario español.

Entre los centros afectados por el cierre se encuentran, por ejemplo, las sucursales del Banco de España en Ceuta y Melilla, además de las de Logroño, Pamplona, San Sebastián, Santander y Toledo. De esta forma, además de las dos ciudades autónomas, cuatro comunidades se quedan sin presencia del Banco de España: Navarra, Cantabria, Castilla-La Mancha y La Rioja.

La decisión, según han explicado a los sindicatos desde el organismo encargado de velar por la estabilidad del sistema bancario español, es irrevocable, ha sido tomada por la Comisión Ejecutiva del Banco de España y tendrá plenos efectos a partir del próximo 31 de mayo de 2011.

El personal destinado en dichas sucursales, aproximadamente unos 60, se reubicará en otras cercanas y serán principalmente Málaga, Bilbao, Zaragoza y Madrid las que asumirán la mayor parte de los traslados, según ha informado el servicio de Recursos Humanos de la institución a los trabajadores.

Fue este mismo martes cuando los sindicatos fueron convocados e informados durante una reunión permanente de la comisión negociadora entre el Banco y las unidades sindicales presentes en la institución, y será el próximo miércoles 1 de diciembre cuando tendrá lugar un nuevo encuentro donde los representantes de los trabajadores aspiran a buscar una solución que al menos contemple prejubilaciones y no sólo el traslado forzoso, partiendo de la base de la postura contraria al cierre de sucursales.

QUITAR COMPETENCIAS PARA CERRAR TODAS LAS SUCURSALES

Los movimientos de adelgazamiento de la red del supervisor bancario no se limitan al cierre de sucursales, sino que también han llegado a la sede central del Banco de España en Madrid, donde se ha comenzado la subcontratación de parte del tratamiento de efectivo como modelo piloto para aplicar lo mismo en sucursales, según explicaron a Europa Press otras fuentes sindicales.

El Banco estaría, de este modo, vaciando de contenido a las sucursales para, según las mismas fuentes, intentar llegar a un punto en el que no sean necesarias y poder cerrarlas todas, prescindiendo también de su personal laboral.

En esta línea, el Banco de España está reemplazando la labor institucional por gestiones telemáticas y continuaría limitando las operaciones de cambio con el público a 100 monedas y 1.000 euros, y eliminando las cuentas corrientes para empleados.

REDUCCIÓN DE COMPETENCIAS Y ACTIVIDAD DE LAS SUCURSALES

De hecho, el motivo esgrimido por el supervisor frente a los sindicatos para el cierre de sucursales es su falta de actividad, que los representates de los trabajadores no achacan al normal desarrollo del día a día, sino a la progresiva eliminación de funciones de estas siete sucursales que ya no contaban con máquinas de tramitación de efectivo.

Entre los servicios públicos realizados por las sucursales del Banco de España se encuentran las operaciones de canje de pesetas por euros, la recogida de billetes y monedas falsos, el canje de billetes deteriorados, el cambio de euros por otras monedas de euros, la suscripción de deuda pública, trámites de balanza de pagos, solicitudes de información a la central de riesgos, y reclamaciones, quejas y consultas sobre bancos y cajas.

Esta decisión de la institución que encabeza Miguel Ángel Fernández Ordoñez coincide en el tiempo con la petición del propio gobernador a las cajas de que aceleren sus integraciones, así como con en un Informe de Estabilidad Financiera conocido el pasado mes de marzo donde se instaba a cajas y bancos a acelerar la reducción en el número de oficinas, ya que todavía "está lejos de nuetralizar los volúmenes de apertura previos".

SIN CIERRES DESDE 2002

El Banco de España también cerró oficinas en el año 2002, cuando se desembarazó de un total de treinta, y dijo, según CCOO, que era el mínimo de sucursales que contemplaba para su red.

En estos años el Banco de España ha venido desarrollando un proceso de creación de depósitos auxiliares de billetes y monedas, ubicados en las bases de las compañías de transporte de fondos, que tienen como finalidad la de paliar los efectos del cierre de sucursales.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies