Caída histórica en la bolsa de Madrid, arrastrada por el pánico en Europa a la recesión en Estados Unidos

 

Caída histórica en la bolsa de Madrid, arrastrada por el pánico en Europa a la recesión en Estados Unidos

Actualizado 22/01/2008 1:01:09 CET

MADRID/BRUSELAS, 22 Ene. (OTR/PRESS) -

Lunes negro en las bolsas de medio mundo. Pese al anuncio del viernes del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, de favorecer las rebajas fiscales para encarar la recesión, los mercados asiáticos y europeos cerraron ayer una jornada de pérdidas en la que el parqué madrileño lideró los números rojos. Y es que el Ibex 35 concluyó la sesión con una caídas del 7,54%, el segundo mayor recorte de su historia, devolviéndole a niveles de 2006. No obstante, el vicepresidente y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, llamó a la calma para no generalizar la palabra 'crisis' y ver cómo evoluciona el asunto, al tiempo que aseguró que desde España la situación permite observar el futuro "con tranquilidad".

El Ibex 35 cerró ayer situándose en 12.625,8 puntos, lo que supuso una caída del 7,54%, el segundo mayor descenso de su historia y el mayor desde 1991. Asimismo, el Índice General de la Bolsa de Madrid perdió un 7,13%, hasta colocarse en los 1.365,13 enteros. La situación madrileña no fue aislada, puesto que en Europa los principales indicadores también cerraron en rojo. En concreto, Frankfurt perdió un 7,16%, seguido de París, con un 6,83%, y Londres, que terminó la jornada con una bajada del 5,84%.

El único valor que se salvó de la quema dentro del Ibex fue Colonial, que subió un 1,33% alentada por el anuncio de General Electric respecto a una posible operación sobre la compañía. Por lo demás, todo bajadas, aunque algunas más graves que otras. En el sector de la banca, el 9% perdido por el Santander quedó seguido del BBVA y el Banco Popular, ambos con un retroceso del 6,98%, Bankinter (-6,79%), Banesto (-5,62%) y Banco Sabadell (-4,29%).

El resto de los recortes correspondieron a Iberdrola (-12,58%), Sacyr Vallehermoso (-11,05%), Gamesa (-10,05%), Repsol YPF (-9,77%), Acciona (-8,51%), Endesa (-7,73%), Telefónica (-6,87%), Grifols (-6,79%), BME (-6,67%) e Inditex (-6,42%).

En total, las compañías que integran el Ibex 35 perdieron 47.131 millones de euros de capitalización en la jornada bursátil, según datos de la Sociedad de Bolsas. De esta forma, el valor de mayor peso en el índice, Telefónica, con una capitalización total de 95.708 millones de euros, perdió 7.065 millones de euros respecto al cierre del viernes, cantidad similar a la que se dejó Santander en la sesión (7.005 millones de euros), que situó su capitalización en 70.798 millones de euros. Además, BBVA redujo su valor bursátil en 3.710 millones, hasta situar su capitalización en 49.473 millones, e Iberdrola perdió 6.142 millones de valor en bolsa, quedando su capitalización en 42.696 millones.

TRANQUILIDAD

A la vista de los resultados, se deduce que la propuesta de Bush de llevar a cabo un plan de rebajas fiscales que "debe equivaler a un 1% del PIB", es decir, casi 100.000 millones de euros, no ha servido de panacea, bien por insuficiente o bien por tardía, ya que hasta su aprobación efectiva podría pasar demasiado tiempo como para lograr efectos inmediatos. El presidente estadounidense pretende incentivar la inversión empresarial y favorecer el gasto de los consumidores, en una época encarada por la mayoría de los norteamericanos con mayor constricción.

Desde Bruselas, antes de la reunión mensual de ministros de Economía de la Eurozona, Solbes afirmó que el Ejecutivo está pendiente "hora a hora" de la situación de los mercados en caso de que fuese necesario "tomar medidas" teniendo las "ideas claras". El vicepresidente atribuyó el hundimiento generalizado a una "conjunción de elementos", entre ellos "una evolución algo más pesimista de la economía norteamericana" y que esta "volatilidad" ya se venía produciendo en los últimos días.

No obstante, insistió en que desde el punto de vista europeo "estamos razonablemente preparados frente a cualquier desaceleración de le economía en Estados Unidos". En particular, la economía española "es bastante cómoda y nos permite mirar con cierta tranquilidad el futuro", explicó, en referencia tanto al sistema financiero como a las "garantías consecuencia de la posición económica del país".

A juicio de Solbes, los números rojos se tratan simplemente de "correcciones en los mercados de valores" y una "clarificación de la situación financiera de determinado tipo de operaciones". Este contexto demostraría que que algunos instrumentos financieros innovadores "no han funcionado a la perfección", pero hay que ser "prudentes", ya que "la crítica de aquellos elementos que no han funcionado no puede llevarnos a echar por la borda todo lo que de positivo ha tenido la innovación del sistema financiero en los últimos años".

Por su parte, el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, entendió como "lógica" la reacción de los mercados, ante el temor de una "desaceleración más pronunciada". Almunia se mostró confiado de la próxima tranquilidad en los mercados, al tiempo que afirmó que la economía europea no depende tanto de la norteamericana como en el pasado.

También llamó a la calma el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss Kahn, quien aunque entendió que "la situación es seria". "Afortunadamente, todos los países del mundo continúan teniendo un crecimiento lo bastante fuerte y continuarán impulsando el crecimiento global", señaló. "No obstante, no es imposible que" la crisis "pueda tener un efecto incluso en los países de mercados emergentes, con un crecimiento más débil de lo pronosticado", agregó.

TEMOR EN ASIA

La jornada en las bolsas europeas venía precedida por las caídas en las asiáticas. Así, Tokio cerró el lunes con un recorte del 3,86% para terminar en su nivel más bajo desde octubre de 2005. Precisamente, los mayores lastres para el índice Nikkei eran las compañías exportadoras que dependen del mercado estadounidense y que extendieron también las preocupaciones.

Por su parte, el mercado de valores chino sufrió ayer un descalabro incluso mayor que el de Tokio, al caer un 5,4%, su mayor bajada en casi ocho meses. El índice se resintió con tales números rojos de los temores a la recesión estadounidense y el exceso de especulación, después de que saliesen al mercado 160.000 millones de yuanes en acciones y bonos de la aseguradora Ping An Insurance, la más cuantiosa de la historia del mercado en yuanes chino y que no pudo ser asumida.

De momento, Wall Street se salva, pero simplemente porque este lunes ha sido festivo en Estados Unidos, en memoria de Martin Luther King.

Europa Press Comunicados Empresas
La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies