Regantes dicen que se avanzó en modernización de regadíos pero no en infraestructuras en 2006

Actualizado 05/01/2007 13:43:25 CET

MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) consideró hoy en su balance del año pasado que la política en materia de aguas que han desarrollado los Ministerios de Agricultura y Medio Ambiente durante 2006 ha supuesto "un claro avance en la modernización de los regadíos ya existentes", pero "no en la puesta en marcha de infraestructuras hidráulicas" que garanticen el acopio y suministro de agua en épocas de sequía.

Fenacore estima que el Plan de Choque contra la sequía, aprobado con carácter de urgencia el pasado marzo, ha permitido "agilizar la ejecución de diversas obras de modernización y consolidación de regadíos durante este año".

Sin embargo, los regantes lamentaron en un comunicado que "apenas se haya avanzado en la construcción de obras de regulación y trasvases intercuencas", así como en la potenciación de otras medidas de gestión de la demanda, como son la recarga de acuíferos o la reutilización de aguas regeneradas urbanas.

Por otro lado, la federación de regantes cree que en 2006 se produjo un giro hacia la planificación "'hidroilógica', protagonizada por las comunidades autónomas y motivada por intereses políticos que, de continuar así, impedirá corregir los desequilibrios existentes entre las distintas cuencas hidrográficas de toda España".

En este sentido, considera un "desacierto político" que los Estatutos de Autonomía de Cataluña, Aragón y Andalucía "hayan entrado durante este año a regular los ríos, cuando se trata de una competencia exclusiva del Estado ya que los ríos que atraviesan varias regiones deben ser planificados y gestionados por el Estado, con la participación de los usuarios y las comunidades autónomas con el fin de evitar que se produzcan guerras del agua y enfrentamientos territoriales".

FISCALIDAD VERDE.

Por otro lado, la Federación de Regantes estima que la denominada 'fiscalidad verde' también debería plantearse la alternativa de compensar económicamente a que quiénes contribuyen con su actividad al mantenimiento y mejora del medio ambiente. Así, defendió los efectos positivos que ejerce el regadío sobre el planeta como son la aportación de oxígeno a la atmósfera por la función de fotosíntesis y su papel de auténticos sumideros de dióxido de carbono (CO2) atmosférico.

En cuanto a los órganos consultivos del Gobierno, Fenacore lamentó "la pérdida de representación" que durante este año han sufrido los usuarios del agua, "a favor de sindicatos, ecologistas y otras organizaciones" en los órganos de gobierno de las Confederaciones Hidrográficas, así como en otros órganos consultivos de la Administración, como son el Consejo Asesor de Medio Ambiente del que ha sido excluida la Federación.

Ante esta situación, la federación reclamó un aumento de la representatividad de los regantes dentro del número total de usuarios, "en justa proporcionalidad a los respectivos intereses en el uso del agua, tal como se especifica en la legislación vigente".

Finalmente, durante el último año se ha generado un amplio debate sobre las ventajas y desventajas de la desalación. En este ámbito, la desalación debe ser considerada, a juicio de los regantes, como una medida complementaria de otra fuente principal (superficial o subterránea), ya que su coste "elevado haría inviable la actividad, principalmente, en las zonas regables alejadas de la planta desaladora o del interior de la península donde las producciones son menos rentables".

Europa Press Comunicados Empresas