(Ampl.) El G-14 augura una subida vertiginosa de vivienda en 2 años si no se agiliza la urbanización de suelo

Actualizado 24/10/2007 13:56:13 CET

Las principales inmobiliarias aseguran que el precios de los pisos nuevos no bajará y que los tipos no seguirán subiendo

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El G-14, el grupo de las catorce mayores inmobiliarias españolas, alertó hoy de que el precio de los pisos volverá a subir "de forma vertiginosa" en el plazo de dos años por el "estrangulamiento" que se provocará en el sector en caso de que no se agilicen los plazos para urbanizar suelo y se tramiten planeamientos urbanísticos.

El presidente de este 'lobby' inmobiliario y también presidente de Fadesa, Fernando Martín, aseguró además que el precio de la vivienda nueva no va a bajar y que los tipos de interés no van a subir, en contra de los mensajes que desde distintos sectores se están lanzando actualmente a la opinión pública.

Martín quiso de esta forma aclarar la información "no contrastada" y las "sombras innecesarias", que considera se están proyectando a la sociedad sobre un sector básico en la creación de empleo y riqueza en la economía. "Seamos suficientemente prudentes y rigurosos antes de decir lo que no se está produciendo", solicitó.

Para el G-14, la solución a la situación inmobiliaria actual pasa, además de por la referida agilización en la urbanización de terrenos, por limitar obstáculos y dejar que la oferta se adapte a la demanda, esto es, que el mercado construya las viviendas "que la gente pueda comprar".

Así, rechazó que realicen planeamientos y se establezcan edificabilidades para viviendas de, por ejemplo, cien metros cuadrados, cuando lo que demanda actualmente la sociedad son pisos pequeños. "En el G-14 estimamos que nuestra obligación es orientar nuestra actividad hacia lo que el mercado demanda", apuntó Martín.

En cuanto al urbanismo, denunció que en España el plazo medio para transformar un suelo bruto en neto es de seis años, frente al periodo de un año y medio que lleva en otros países. Todo ello, cuando, según aseguró, es preciso seguir construyendo, dado que la demanda de vivienda se mantendrá entre las 450.000 y las 500.000 viviendas en los próximos años.

PROBLEMAS EN EL EMPLEO.

En este sentido, durante su intervención en una jornada sobre el sector, organizada por la APD, Martín advirtió además de problemas en el empleo si se sigue desincentivando la demanda de vivienda y, por ende, su oferta.

En concreto, calculó que se producirán problemas de este tipo en el plazo de seis meses si la promoción de nuevas viviendas sigue descendiendo al mismo ritmo que lo hizo en el último trimestre, del 60%. Según sus datos, por cada vivienda que se deja de construir se pierden entre 2 y 2,4 puestos de trabajo, "con el coste social que ello conlleva".

"Por ello, es necesario seguir apostanto por un sector que seguirá creciendo si desarrolla su actividad de la forma adecuada", garantizó Martín.

Ante esta coyuntura, el presidente del G-14 transmitió la voluntad de las inmobiliarias de diseñar las medidas necesarias junto con las administraciones y defendió la profesionalidad y excelencia del sector, "pilar de la economía" y que se encarga de suministrar algo tan "transcendente", bien fundamental y un derecho constitucional como es la vivienda.

Como muestra de ello, Martín auguró con "rigor" nuevas operaciones corporativas en el sector inmobiliario español en los próximos años, que redundará en un sector "más global, más anciclíco (por su mayor diversificación territorial y de negocio) y más profesional".

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies