Trichet mantiene la "vigilancia" de la inflación y advierte del creciente endeudamiento hipotecario

Actualizado 02/02/2006 17:58:33 CET

Afirma que el petróleo y los desequilibrios globales continúan como los principales riesgos para el crecimiento

FRANCKFURT (ALEMANIA), 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, anunció hoy, tras la decisión del órgano que preside de mantener los tipos de interés en el 2,25%, que mantendrá la "vigilancia" sobre la inflación y advirtió del riesgo del creciente endeudamiento hipotecario y del exceso de liquidez.

Junto a esto, Trichet señaló al petróleo y los desequilibrios globales como dos de los principales riesgos para el crecimiento económico. No obstante, "se mantienen las condiciones para este crecimiento", señaló en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobernadores del BCE, en la que estuvo presente el comisario europeo de Asuntos Monetarios, Joaquín Almunia.

"Mantendremos la vigilancia para asegurar el sólido anclaje de las expectativas de inflación a largo plazo en niveles compatibles con la estabilidad de precios", señaló el gobernador, cuyo léxico sugiere a los analistas el preludio de una subida de tipos, en la reunión del BCE en marzo.

Trichet constató que la inflación de la zona euro en 2005 se situó en el 2,2%, después de una mejora en diciembre en tasa interanual de una décima con respecto a noviembre, y de tres décimas con respecto a octubre. Pese a esta mayor contención de precios, "la inflación anual podría aumentar de alguna manera" debido a "los precios de la energía y a algunos efectos de base".

La actividad económica de la zona euro, recordó, empezó a fortalecerse en el segundo semestre de 2005 y "da la impresión de que este proceso continúa", ya que "persisten las condiciones para que el crecimiento económico se mantenga en los próximos meses".

El gobernador también tuvo palabras para la masa monetaria M3, uno de los aspectos en los que se fija el BCE en sus decisiones sobre tipos. Según dijo, el grado de liquidez medido por este indicativo se mantiene "robusto", debido a "impacto estimulante de los bajos tipos de interés".

En relación con este asunto, advirtió de que no dejan de aumentar los préstamos en el sector privado. "Los préstamos hipotecarios son especialmente grandes, lo que muestra la necesidad de controlar el comportamiento del mercado de la vivienda", ya que "el aumento de los créditos en un contexto de gran liquidez supone un riesgo a la estabilidad de precios".

TIPOS EN EL 2,25%.

El Consejo de Gobierno mantuvo hoy los tipos 2,25% después de adoptar en su reunión del mes pasado una decisión similar y de aplicar en diciembre un incremento de cuarto de punto, tras un año y cinco meses con los tipos situados en el 2%.

La decisión coincide con las previsiones de los analistas, que no esperaban subidas en el precio del dinero hasta la reunión de marzo y que prevén que el banco central aplique durante el año algún otro incremento. La Reserva Federal (Fed) elevó los tipos el martes hasta el 4,5%, el mismo nivel en el que los sitúa el Banco de Inglaterra, que se reúne la semana que viene.

El BCE decidió también dejar sin cambios la facilidad de depósito, que marca la remuneración del dinero, hasta el 1,25%, y el tipo de la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a los bancos europeos, en el 3,25%.

El analista de Caja Madrid Juan Antonio Cabrera espera que el BCE suba el precio del dinero en su reunión de marzo y considera que el mercado no hubiera estado preparado para una subida de tipos en la reunión de hoy. Cabrera calcula que los tipos subirán hasta el 2,5%, pese a que no ve descartable un aumento hasta el 2,75%.

Por otro lado, una encuesta realizada por Dow Jones Newswires entre 48 economistas mostró que 43 de ellos esperaban la decisión adoptada hoy, al tiempo que 46 pronostican una subida en la reunión de marzo.

INFLACION Y CRECIMIENTO.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) de la zona euro aumentó un 2,2% en 2005, dos décimas menos que en 2004, cuando la inflación alcanzó el 2,4%, lo que a priori da cierto margen al BCE, cuya previsión anterior para el conjunto del año se situaba en el 2,5%.

El incremento de 2005 es mayor al registrado en 2003, del 2%, y se produce después de que el IPC de diciembre se redujera en una décima con respecto a la tasa interanual marcada en noviembre, del 2,3%.

Para este año, el BCE espera que la inflación se sitúe por encima del 2% a causa del mayor crecimiento económico en países como Francia o Alemania, de los altos precios del petróleo y de las subidas salariales.

Junto a esto, la zona euro recobra el optimismo y recibe algunos primeros indicios sólidos de recuperación, como el mejor dato de consumo en Alemania en cinco años y la primera estimación positiva de la confianza empresarial en Francia en cuatro años. Para este año, el BCE prevé que la economía de la zona euro crezca un 1,9%, cinco décimas más que en 2005.

La decisión del BCE no ha tenido un efecto significativo sobre la cotización del euro frente al dólar. La divisa europea se cambiaba a 1,2066 dólares, ligeramente por debajo de los 1,2069 dólares marcados antes de la reunión, pero por encima de los 1,2057 dólares de ayer.

Europa Press Comunicados Empresas