Fracasan las negociaciones de la OMC sobre la Ronda de Doha

 

Fracasan las negociaciones de la OMC sobre la Ronda de Doha

Actualizado 24/07/2006 15:54:31 CET

El G-6 certifica en una reunión con Pascal Lamy el bloqueo del proceso

GINEBRA, 24 Jul. (EP/AP) -

Las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre liberalización del sector agrario y los servicios han fracasado, con lo que la Ronda de Doha, iniciada en 2001 con el propósito de establecer los principios globales del libre mercado, no podrá concluir este año y queda suspendida de forma indefinida.

El ministro de Comercio de India, Kamal Nath, anunció el fracaso de las negociaciones y añadió que la suspensión del proceso liberalizador "podría durar meses o años".

"Se trata de un serio contratiempo", afirmó por su parte el ministro brasileño de Exteriores, Celso Amorim, tras la reunión entre el presidente de la OMC, Pascal Lamy, y el G-6 --grupo de países con más intereses en la negociación, esto es, Australia, Brasil, UE, India, Japón y EEUU--.

La reunión de hoy había sido convocada por Lamy con carácter de urgencia y con el objetivo de reactivar el proceso. Los líderes del G-8, que integra a los países más industrializados, habían mostrado la semana pasada en Rusia su compromiso con el proceso, pero no fueron capaces de transformar esta disposición en una nueva iniciativa que desbloquease la negociación, explicaron fuentes de la OMC.

Las fuentes añaden que, a la vista del inmovilismo en el que había caído el proceso, Lamy tenía pensado consultar con los 149 miembros de la organización si merecía o no la pena seguir adelante con el proceso.

La representante estadounidense en las conversaciones, Susan Schwab, aseguró que "desgraciadamente" desde ayer había quedado "claro" que "la opción preferida de algunos de los participantes" era mantener el bloqueo. Schwab aseguró que Estados Unidos estaba comprometido con "una ronda robusta, ambiciosa y equilibrada".

El secretario de Agricultura estadounidense, Mike Johanns, afirmó que las propuestas presentadas por otros países "se fueron debilitando cada vez más en las últimas semanas". Aún así, otras fuentes achacaron a las principales potencias comerciales la falta de compromiso con las iniciativas.

Estados Unidos, al que se le pedía un mayor recorte en los subsidios a sus agricultores, dijo que no haría concesiones hasta que la Unión Europea no aliviara los aranceles a la importación de productos agrarios y hasta que países como India y Brasil no se comprometiesen a retirar las barreras comerciales en el sector servicios.

Tras el fracaso de la reunión ministerial de Hong Kong en diciembre, en la que el ex comisario europeo Lamy se postuló como el promotor de uno de los acuerdos más complejos de la OMC desde su creación, la organización había organizado varios encuentros este año para alcanzar un acuerdo antes de fin de año.

En las últimas reuniones, celebradas en Ginebra, la mayor parte de los países se mantuvo firme en su postura y las concesiones han sido mínimas. Las delegaciones no fueron capaces de resolver las diferencias entre EEUU y la UE por un lado y entre países ricos y pobres, por el otro.

La Ronda de Doha debía concluir este año, ya que la potestad del Gobierno de George W. Bush para utilizar la "fast track" --mecanismo por el que el Ejecutivo puede negociar un acuerdo internacional y someterlo al voto del Congreso sin enmiendas-- concluye a mediados de 2007. Tras ese momento, la aprobación sin retoques en Estados Unidos de cualquier acuerdo de la OMC será muy complicado.

Los participantes han presentado las negociaciones de la OMC como una fórmula para estimular el crecimiento económico a nivel global y para acabar con la pobreza mediante la supresión de los obstáculos al libre comercio en todo el mundo, lo que favorecería las exportaciones de los países más desfavorecidos.

ACUERDO DE MÍNIMOS.

En los últimos meses, la base para la negociación había sido el acuerdo de mínimos firmado por la OMC en su reunión de diciembre. El acuerdo sirvió para evitar un fracaso como el que se produjo en la Cumbre de Cancún en 2002.

El texto de Hong Kong ponía 2013 como fecha final para la eliminación de los subsidios a la exportación de productos agrícolas y pedía a los gobiernos de los países ricos, incluida la Unión Europea, una aceleración de los recortes de barreras comerciales en todos los sectores.

Los países en desarrollo y los menos favorecidos habían presionado a la Unión Europea para que eliminara los subsidios a la exportación en 2010, mientras que el Ejecutivo comunitario, que finalmente consiguió alargar este plazo hasta 2013, se resistía a centrar las negociaciones en materia agrícola para vincular las concesiones de la UE en este sector a las cesiones de países en desarrollo en otros ámbitos.

La OMC había pactado un marco, pero debía dedicar este año a ponerse de acuerdo sobre los números. Este aspecto debía resolverse antes del 30 de abril de 2006 para que, tal y como estaba previsto en el proceso de Doha, el nuevo acuerdo pudiera entrar en vigor en 2007.

El fracaso de hoy cierra un proceso marcado por repetidos intentos infructuosos de acuerdo. Tras el compromiso de 2001 en Doha, en el que la OMC se comprometió a plantear negociaciones con el desarrollo como motivación, la reunión de septiembre de 2003 en Cancún concluyó sin acuerdo y con desorientación sobre lo que ocurriría en el futuro.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies