España interceptó más de 2 millones de cigarros, medicamentos y productos cosméticos falsos en 2007

Actualizado 19/05/2008 17:26:51 CET

China se coloca, un año más, como el primer país donde se originan productos falsificados

BRUSELAS, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades aduaneras españolas interceptaron en sus fronteras en 2007 más de 2,3 millones de artículos falsificados y pirata, incluidos cigarros, medicamentos, cosméticos y productos de higiene y juguetes, que iban a ser comercializados en la Unión Europea o reexportados a terceros países, según los resultados del informe comunitario sobre la intervención de las autoridades aduaneras de los Veintisiete para impedir la importación en la UE de productos falsificados el año pasado, publicado hoy por la Comisión Europea.

En el conjunto de la Unión Europea se incautaron más de 79 millones de artículos falsificados el año pasado, frente a los 128 millones de artículos aprehendidos en 2006. Si hace un año el 80% de los productos falsos interceptados en la UE se originaron en China, el porcentaje se reduce hasta el 58% en 2007, de acuerdo con los resultados del informe, elaborado a partir de la información remitida por los Estados miembros.

Además de China, la mayoría de los productos falsificados hallados en la UE procedieron de Turquía (casi el 5%); India (2,7%); Georgia (2,51%), Suiza, Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong (2% cada uno) y Bulgaria (1,7%). En casi el 9% de los casos interceptados se desconoce el país origen de los productos falsificados, según refleja el informe.

Aunque el gigante asiático se coloca como el primer país que sigue exportando más mercancía falsificada, Georgia y Turquía lideran la falsificación de productos cosméticos, mientras que Suiza, India y Emiratos Árabes Unidos encabezan la lista de países productores de medicamentos falsos, explicó el comisario de Fiscalidad y Unión Aduanera del Ejecutivo comunitario en rueda de prensa, László Kovàcs.

MÁS COOPERACIÓN CHINA

En el caso de China, el comisario atribuyó la reducción del número de productos falsificados originados en el país encontrados en las fronteras externas europeas por el "progreso" en la cooperación entre Bruselas y Beijing en este asunto. El gigante asiático, recordó, ya ha modificado su legislación para criminalizar la producción y distribución de artículos falsificados, así como ha aceptado intensificar los controles a la exportación.

Kovàcks adelantó que las partes tienen intención de elaborar un plan de acción específicamente dirigido a combatir la producción de artículos de consumo falso, un plan que debería ser suscrito por la Unión Europea y el Ejecutivo de China durante la próxima Cumbre bilateral que las partes celebrarán el próximo noviembre.

En este sentido, recalcó su deseo de que dicho acuerdo se traduzca en "compromisos concretos" de las autoridades de Beijing para luchar contra este fenómeno y, en última instancia, reviertan en beneficio del mercado europeo. Las partes negocian en la actualidad, a nivel técnico, intensificar los controles en puertos, incluido el segundo mayor chino (Ningbo) y el mayor europeo (Rótterdam), así como la posibilidad de extender el reconocimiento mutuo de los estándares de seguridad aplicados a los productos y medidas de control.

El número de cosméticos y productos de higiene personal falsos incautados en la UE aumentó en un 264% en comparación con 2006 (más de 6 millones de artículos incautados en 2007); en casi un 100% en el caso del número de juguetes falsos interceptados en la UE (4,7 millones) y un 51% en el caso de los medicamentos falsos (4,1 millones).

Sólo ha habido una reducción del número de cigarrillos y DVD falsos interceptados en el conjunto de la UE con casi 27,2 millones de paquetes y cerca de 3,3 millones de unidades incautadas respectivamente. En el segundo caso, el Ejecutivo comunitario lo atribuye a la penetración de Internet y portales de venta virtual como Ebay que hacen "más difícil" para las autoridades aduaneras detectar estos productos.

A juicio de Kovàcks la piratería y falsificación de productos tiene un impacto negativo no sólo para los ingresos y arcas públicas de los Veintisiete, sino que también "ponen en peligro los puestos de trabajo" en la Unión Europea y, más aún, "la salud de los consumidores" europeos.

Tras reconocer el comisario que le gustaría que el actual nivel de cooperación con China "se extendiera con otros países origen de productos falsos", el comisario aseguró que hablará con las autoridades de todos los países que han sido identificados en el informe para "recabar clarificación" de los hallazgos, incluido China, India, Turquía, Suiza y los Emiratos Árabes Unidos.

ESTUPEFACCIÓN POR SUIZA

En este sentido, admitió su "estupefacción" de que Suiza, un país "pionero en la industria farmacéutica" salga identificado como uno de los países de procedencia de medicamentos falsos por considerar que "es incluso más serio que el hallazgo de una partida procedente de China" al influir "en la confianza de los consumidores".

En la actualidad, las autoridades alemanas investigan cinco partidas de analgésicos que contienen morfina procedentes de Suiza e interceptados en Alemania en 2007, explicaron fuentes del Ejecutivo comunitario. En total, se trata de 1,6 millones de pastillas interceptadas.

A pesar de que la cooperación entre las autoridades aduaneras de los Veintisiete, así como la de agentes de frontera y cuerpos policiales en la lucha contra la falsificación de productos "ha mejorado" recientemente "en la gestión del riesgo", el comisario destacó la "extrema importancia" de que las autoridades comunitarias y nacionales cuenten con "la ayuda de la industria para identificar los productos falsificados" que pretenden entrar en la UE.

IMPORTANCIA DE LA COLABORACIÓN DE LA INDUSTRIA

En el último año han aumentado el número de peticiones cursadas por la industria europea a las autoridades nacionales aduaneras para que intervengan contra la comercialización de productos falsificados. El año pasado, las compañías europeas solicitaron en 10.000 casos la intervención de las autoridades aduaneras en la UE, frente a las 7.000 peticiones registradas en 2006. En el caso español, la industria reclamó directamente la intervención de las autoridades aduaneras en 1.900 ocasiones.

En total, las autoridades aduaneras de los Veintisiete han tenido que intervenir en 43.000 ocasiones para interceptar productos falsificados en las fronteras externas de la UE, un 17% más que en 2006, cuando intervinieron en 37.000 casos en el conjunto de la UE.

El hecho de que, en términos globales aumenta el número de intervenciones pero disminuye el número de artículos interceptados, se explica por "los esfuerzos adicionales" que las autoridades aduaneras en los Veintisiete tienen que realizar para descubrir las "constantes nuevas rutas" geográficas que aparecen para distribuir productos falsos, según fuentes del Ejecutivo comunitario.

Para aumentar la eficacia en la lucha contra la piratería, el comisario propuso cinco medidas para luchar contra el fenómeno de la piratería: reducción de la producción, paralizar la distribución de productos falsos en mercados domésticos de los países en los que se originan los productos falsos y aumentar los controles a las exportaciones hacia la UE. También propuso aumentar el control de las importaciones en la Unión Europea y un mayor control en el mercado nacional de los Estados miembros.

En cualquier caso, consideró que sin la colaboración de tanto los países donde se originan los productos falsos como la cooperación de los países que sirven de tránsito para comercializar este tipo de mercancías y de los países a cuyo mercado se destinan estos productos, la lucha contra la piratería de productos "no puede tener éxito", concluyó.

Europa Press Comunicados Empresas