Los accionistas de Arcelor rechazan el acuerdo con Severstal y despejan el camino a Mittal Steel

 

Los accionistas de Arcelor rechazan el acuerdo con Severstal y despejan el camino a Mittal Steel

Actualizado 30/06/2006 21:14:05 CET

LUXEMBURGO, 30 Jun. (EP/AP) -

Los accionistas de Arcelor rechazaron hoy en junta general extraordinaria la fusión con la siderúrgica rusa Severstal, con lo que despejaron el camino a la oferta de Mittal Steel para crear un gigante del acero capaz de generar el 10% de la producción mundial.

La compañía con sede en Luxemburgo se libera así de su acuerdo vinculante con Severstal y recomienda a sus accionistas que respalden la oferta de 25.400 millones de euros de la anglo-india Mittal Steel, cuyo plazo de aceptación se cierra el 12 de julio.

Mittal Steel señaló que la votación representa un "importante paso en el proceso de fusión" e instó a los accionistas a que ofrezcan sus acciones.

Arcelor se rindió a la tercera oferta de Mittal el pasado domingo, con lo que ponía fin a una dura batalla de cinco meses y dejaba plantado a Severstal. La larga lucha merecía la pena, dijo a los accionistas el presidente, Joseph Kinsch, porque tanto Mittal como los mercados han reconocido finalmente el "verdadero valor" de Arcelor.

Los accionistas que poseen algo menos del 58% de Arcelor siguieron la recomendación de la compañía de bloquear el acuerdo con la rusa.

La manera en que la europea organizó el mecanismo de aprobación del acuerdo con Severstal --prosperaría a no ser que los accionistas representativos de la mitad del capital de Arcelor votaran en contra-- supuso un obstáculo para Mittal, que pidió a los accionistas que acudieran masivamente a la junta. Kinsch señaló que el 60,4% de los accionistas estuvieron presentes hoy, muy por encima del habitual 35%.

El consejo de Arcelor señaló que el acuerdo con Mittal es superior --en valor, gobierno corporativo y estrategia de negocio-- y supone un punto de referencia para la industria del acero. "Hemos creado en cinco meses más de 12.000 millones de euros en valor", dijo Kinsch.

Negó que el plan de fusión con Severstal fuera simplemente una táctica para forzar al presidente y consejero delegado de Mittal Steel, Lakshmi Mittal, a elevar su oferta, pero admitió que fue un catalizador.

"Miré a los ojos al señor Mittal", declaró, para explicar a los accionistas las razones de que el consejo desistiera finalmente en su oposición a Mittal Steel cuando obtuvo concesiones sobre gobierno y modelo industrial.

"La batalla ha sido larga y dura", subrayó. "Esta defensa nos permitió hallar la mejor solución para el grupo y el mayor valor para los accionistas".

Pero los accionistas recriminaron a la dirección su actitud en los últimos meses, como el hecho de no informarles o consultarles adecuadamente sobre las ofertas.

Colette Neuville, presidenta de la Asociación para la Defensa de los Accionistas Minoritarios, con sede en Francia, recriminó al consejo que no había tratado a los accionistas como propietarios de la compañía.

COMPENSACIÓN A SEVERSTAL.

El presidente de Severstal, Alexei Mordashov, recibirá ahora 140 millones de euros en concepto de pago por disolución, señaló Kinsch, y añadió que Arcelor mantendrá e incluso incrementará sus "excelentes relaciones" con Severstal. Las dos compañías comparten dos 'joint ventures' en Rusia.

Severstal señaló ayer que estudia todas sus opciones en relación con la europea. Kinsch dijo que el consejo de Arcelor tendría que estudiar cualquier oferta pública por el conjunto de la compañía si fuera comparable a la de Mittal. Ello descarta una oferta previa parcial de Severstal que intercambiaba activos por una participación en Arcelor.

Kinsch defendió la decisión anterior de Arcelor de fusionarse con Severstal, pero señaló que el acuerdo se produjo "demasiado tarde" y que la reacción negativa del mercado y el bajo perfil de la siderúrgica rusa habían contribuído a hacer fracasar el intento.

NACE UN GIGANTE.

La nueva Arcelor-Mittal dejará pequeñas a las demás empresas del sector, con una capitalización de mercado de 46.000 millones de dólares (36.006,4 millones de euros) y que controlará cerca del 10% de la producción mundial de acero, generando más de 110 millones de toneladas anuales y dando empleo a más de 320.000 personas.

Según los términos del acuerdo, Arcelor designará al presidente del nuevo grupo. Kinsch rechazó discutir el futuro en la compañía del actual consejero delegado, Guy Dollé, que en su momento dijo que el acero de Mittal es "barata agua de colonia" comparado con el magnífico perfume de Arcelor. "El futuro de Guy Dollé está asegurado en un sentido o en otro", dijo. Tanto él como Lakshmi Mittal le han pedido a Dollé que se quede en Arcelor-Mittal.

Mittal será presidente del nuevo grupo, mientras que Kinsch, presidirá el consejo durante un periodo no determinado, y posteriormente le sucederá Lakshmi Mittal.

Por el momento Mittal y Arcelor no se han puesto de acuerdo sobre el futuro de la canadiense Dofasco, adquirida por Arcelor. Cuando lanzó su oferta inicial Mittal dijo que se la vendería a la alemana ThyssenKrupp, que pujó por ella con Arcelor.

Kinsch defendió la decisión del consejo de colocar a Dofasco en un 'trust' holandés con el fin de evitar que fuera vendida por Mittal, otra decisión contestada por los accionistas de Arcelor, al decir que "no hubo mala intención en ella o propósito de robar a los accionistas".

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies