CE impone una multa de más de 328 millones a siete fabricantes de cremalleras por pactar precios

Actualizado 19/09/2007 17:16:57 CET

BRUSELAS, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea impuso hoy una multa de más de 328 millones de euros a siete fabricantes de cremalleras -entre ellos, a los líderes del mercado YKK, Prym y Coats- por pactar los precios y repartirse a los clientes, lo que constituye una "infracción muy grave" de la legislación comunitaria.

Estos tres grupos y sus filiales -junto con las empresas Scovill, A. Raymond, Berning & Söhne y la asociación alemana de fabricantes de sistemas de cierre para ropa y calzado- participaron hasta en cuatro cárteles distintos en los que acordaron subidas de precios coordinadas, precios mínimos, reparto de clientes y también intercambiaron otras informaciones comerciales de carácter confidencial. Uno de estos acuerdos ilegales duró hasta 21 años.

La comisaria de Competencia, Neelie Kroes, destacó a través de un comunicado que los directivos de estas empresas "eran muy conscientes" de que se trataba de una conducta ilegal "pero decidieron seguir adelante en cualquier caso". "Es inaceptable que los principales productores de cremalleras pactaran durante tanto tiempo para mantener los precios en un nivel artificial y para repartirse consumidores y mercados en productos que los consumidores utilizan cada día", lamentó.

El Ejecutivo comunitario empezó la investigación por iniciativa propia después de recibir algunas informaciones. En noviembre de 2001 realizó inspecciones por sorpresa en las instalaciones de varios productores y, a raíz de estas redadas, Prym, Coats y YKK presentaron a Bruselas una petición de inmunidad o reducción de las multas a cambio de colaborar. El dictamen de la Comisión se basa en el resultado de las inspecciones, numerosos documentos y declaraciones de los implicados.

El primer cártel -en el que participaron YKK, Prym, Scovill, A. Raymond, Berning & Söhne y la asociación alemana- funcionó entre 1991 y 2001. Durante ese periodo, las empresas mencionadas pactaron subidas coordinadas de precios. En el segundo cártel, del que formaban parte Prym y YKK y que funcionó entre 1999 y 2003, las dos compañías líderes pactaron también los precios producto por producto y país por país.

El tercer acuerdo ilegal implica a YKK, Coats y Prym y estuvo activo desde abril de 1998 y noviembre de 1999. Durante este periodo, los tres fabricantes se reunieron en diversas ocasiones para intercambiar información y discutir subidas de precios y pactaron una metodología para fijar precios mínimos para las cremalleras en Europa.

El cuarto cártel fue el que más duró, desde 1977 hasta al menos 1998, periodo durante el que Prym y Coats acordaron repartirse todo el mercado de las mercerías entre las dos empresas. Bruselas tiene pruebas de que en los cuatro cárteles los altos directivos de las compañías participantes participaron en las reuniones y las discusiones para fijar precios pese a saber que era ilegal.

El importe de las multas se ha fijado teniendo en cuenta la gravedad de la infracción, su duración, el tamaño del mercado -400 millones de euros anuales para cremalleras y 200 millones para otros tipos de cierres metálicos-- y el tamaño de las empresas.

Prym, Coats y YKK se han beneficiado de descuentos, con lo que sus sanciones quedan en 40,5 millones, 122,4 millones y 150,2 millones de euros respectivamente. El resto de empresas, al ser más pequeñas, serán castigadas con multas muy inferiores (6 millones para Scovill, 8,3 millones para A Raymond, 1,1 millones para Berning & Söhne, y 1.000 euros para la asociación alemana).

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies