Economía.- Enagás refuerza su gobernanza ante el aumento de 'free float' tras la salida de cajas de su capital

Antonio Llardén, Presidente De Enagas
CEDIDA
Actualizado 19/09/2012 20:00:07 CET

El gestor del sistema gasista prepara una emisión de bonos si el mercado ofrece buenas condiciones

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Enagás ha entrado en una nueva etapa de su historia empresarial marcada por la configuración de un accionariado con pocos socios de referencia y por un creciente 'free float', tras la salida del capital de varias cajas de ahorros y la incompatibilidad de otras como miembros del consejo de administración.

Para responder a este nuevo escenario accionarial, el grupo ha reforzado el cumplimiento de las mejores prácticas de gobierno corporativo, en las que viene trabajando desde hace varios años, y se encuentra ya en la vanguardia entre las empresas del Ibex dentro de este ámbito, indicó su presidente, Antonio Llardén, en un encuentro con Europa Press.

Llardén explicó que la creciente influencia de las agencias de 'proxy', dedicadas a elaborar informes de buen gobierno con recomendaciones a los accionistas acerca de la orientación del voto en las juntas, ha servido de estímulo a Enagás para mejorar su cultura empresarial y adoptar medidas novedosas, entre ellas el nombramiento de un nuevo consejero delegado, Marcelino Oreja Arburua.

Este mes, las cajas Caja Murcia, Caja Granada y Caja Castilla-La Mancha, a través del vehículo de inversión Sagane, han vendido su 5% en Enagás, mientras que Liberkank (Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria) y Kutxabank han dejado el consejo por las nuevas incompatibilidades recogidas en la Ley de Hidrocarburos, aunque mantienen un 5% cada una.

De esta forma, se deshace uno de los principales núcleos de poder en Enagás, en la que SEPI y Oman Oil, con un 5% cada uno, se quedan como únicos accionistas significativos con derechos políticos, si bien el segundo solo puede votar por un 1% debido a las restricciones impuestas por la legislación.

Pese a que Llardén no descarta buscar nuevos socios y asegura que Enagás está abierto a inversores internacionales, defiende un modelo sin grandes núcleos duros que ya tiene precedentes en España, entre ellos los de entidades de la talla de Telefónica y Santander.

La empresa, que acaba de obtener el certificado europeo que le acredita como gestor de la red de transporte de gas y que trabaja en la internacionalización de su negocio, ve con naturalidad un capital flotante incluso mayor del actual, situado en el 80%, y está dispuesta a ganarse el apoyo de los accionistas en cada junta ofreciéndoles las mejores prácticas de gobierno.

La nueva filosofía parte de un modelo empresarial más anglosajón, señala el presidente de Enagás, quien cifra en el 70% la parte del capital en manos extranjeras. De este porcentaje, un tercio son inversores británicos y otro tercio, norteamericanos.

NUEVO CONSEJERO DELEGADO.

El nombramiento de un consejero delegado responde a este nuevo enfoque empresarial, hacia el que Iberdrola y Repsol también han dado algunos pasos con el nombramiento de sendos 'números dos', pese a no tener el rango de CEO.

Llardén, quien propuso al nuevo directivo ante el consejo, destaca de Oreja Arburua su capacidad técnica como ingeniero, su buen conocimiento del sector privado y su perfil internacional, tres aspectos que encajan bien con Enagás.

ASESORAMIENTO DEL SANTANDER.

La designación de Oreja Arburua es la medida más llamativa relacionada con el buen gobierno, pero se suma a decisiones anteriores, señala Llardén, quien indica que Enagás ha contado con el asesoramiento del Santander a la hora de responder a las recomendaciones de las agencias de 'proxy'.

Entre las medidas adoptadas anteriormente, el presidente de Enagás cita entre otras la existencia de una mayoría de consejeros independientes en el consejo, la presencia de vocales independientes en la presidencia de comisiones del consejo y la creación del puesto de 'independent leader director', que permite a los independientes convocar reuniones del consejo.

La nueva etapa de Enagás supone un hito en la historia del antiguo monopolio estatal, vendido a Gas Natural en 1994, cuya apertura al mercado no ha parado desde 2002, cuando empezó a cotizar en bolsa. Tras una etapa con Gas Natural como socio de referencia, la empresa había aglutinado gracias a las cajas y al apoyo de SEPI un grupo variado de accionistas de referencia, ahora remodelado.

EMISIONES DE DEUDA.

Por otro lado, Llardén indicó que el equipo financiero de Enagás trabaja en una posible emisión de bonos para buscar financiación en los mercados, que dependerá de que el mercado ofrezca buenas condiciones y de las ventanas de oportunidades que aparezcan.

Enagás, señala, no tiene urgencia porque cuenta con recursos suficientes, pero apuesta por un 'mix' diversificado de fuentes de financiación, en el que participen entidades de crédito, instituciones como el BEI y el ICO, y los propios mercados internacionales de deuda.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies