La Eurocámara reprocha a los ministros de Pesca defender un "vacío legal" para seguir permitiendo descartes

Actualizado 27/02/2013 14:59:53 CET

BRUSELAS, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La propuesta de los gobiernos europeos para flexibilizar el fin de los descartes de modo que la flota pueda seguir arrojando al mar un porcentaje mínimo de las capturas no deseadas ha sido criticada por la socialista alemana Ulrike Rodust, eurodiputada responsable de la posición de la Eurocámara en las negociaciones para reformar la Política Pesquera Común (PPC).

Los ministros de Pesca de la UE han acordado esta madrugada, tras más de 20 horas de negociación, defender que la reforma permita una aplicación escalonada del veto a los descartes y que, además, permita un porcentaje de descartes que iría del 9%al 7% definitivo tras los primeros cinco años de aplicación.

Rodust ha asegurado en un comunicado que la posición de los Estados miembros "no es una excepción, sino un vacío legal" para seguir permitiendo esta práctica, por la que los pescadores devuelven al mar la pesca, ya muerta, que no les interesa por su escaso valor comercial o porque no están autorizados.

"Algunos países simplemente no quieren ningún cambio para los pescadores, pero no creo que el Parlamento acepte esto en las próximas negociaciones", ha advertido.

En un voto a comienzos de febrero, el pleno del Parlamento Europeo respaldó un informe enmendado de Rodust que apuesta por una reforma drástica de la PPC y por una prohibición de los descartes que sea también progresiva, como plantean los Veintisiete, pero con una menor flexibilidad.

La política para acabar con los descartes es uno de los elementos más importantes de la reforma, pero no el único, por lo que los ministros retomarán las negociaciones el próximo marzo para consensuar una posición sobre el resto de los cambios.

El objetivo es poder comenzar los contactos formales con la Eurocámara en abril y trabajar para un acuerdo político en junio, según prevé la presidencia de turno de la UE, que este semestre ocupa Irlanda.

En concreto, lo que defienden los 27 es que la prohibición se aplique de manera casi inmediata, el 1 de enero de 2014, solo para las especies pelágicas, pero que se aplace en los casos del mar Báltico (2015), en aguas del noroeste, suroeste y mar del Norte (2016), y en el Mediterráneo (2017).

Se dará más tiempo a la flota para adaptarse con periodos transitorios de tres años en la mayoría de los casos y de dos para el Mediterráneo, por ser la región en donde su introducción está programada más tarde.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies