Aguirre espera que la elección de Rato en Caja Madrid esté desbloqueada esta semana por unanimidad

Actualizado 06/12/2009 12:30:33 CET

La presidenta ha trasladado a Rato su deseo de contar con el PSOE y acabar por fin con las disputas

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, espera que la elección de Rodrigo Rato para presidir Caja Madrid quede desbloqueada esta misma semana y que sea gracias a un acuerdo por unanimidad, es decir, que incluya a los sindicatos y al PSOE, último eslabón que resta para poder llevar una lista única de consenso ante la asamblea general de la entidad.

Aguirre ha exteriorizado este deseo para terminar con las penurias que el asunto de la renovación de cargos en Caja Madrid le ha hecho pasar desde hace ya más de un año. Todo comenzó en 2008, cuando el Gobierno regional decidió modificar la Ley de cajas autonómica para detener los intentos del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, de mantener en su puesto al actual presidente, Miguel Blesa, lo que la llevó posteriormente a enfrentarse a un recurso de inconstitucionalidad del Gobierno, tres modificaciones legislativas y la mayor crisis dentro del PP nunca vista.

Después de ceder ante la presión mediática y de su partido para no seguir adelante con la candidatura de su vicepresidente, Ignacio González, al frente de la entidad, Aguirre no está dispuesta a nuevos problemas jurídicos y políticos con el partido de Gobierno y mantiene sus planes de culminar el proceso antes de finales de año, o como mucho, a primeros de 2010. El escollo es ahora el Partido Socialista Madrileño de Tomás Gómez, que ha visto cómo Rato aceptó en un primer momento el acuerdo de reparto de cargos de julio pasado, pero que ahora ha reculado "porque la situación ya no es la del verano", según fuentes populares.

Diferentes fuentes de la negociación consultadas por Europa Press apuntan que Rato ya no está dispuesto a dar a PSM y sindicatos el número de representantes que se pactaron porque quiere contar con una "mayoría absoluta en la caja, no depender totalmente de Aguirre y asegurarse que no tendrá problemas en el futuro".

La situación actual, por tanto, supone que Rato cuenta con los votos suficientes para salir elegido presidente, pues ha cerrado con Izquierda Unida, la sección de banca de Comisiones Obreras COMFIA y los independientes el mismo pacto que mantuvo durante 12 años a Blesa en su puesto, e incluso, ha cerrado con UGT y CC.OO. un preacuerdo para introducir por entidades representativas dos consejeros sindicales y dos por los empresarios.

Sin embargo, ya no mantiene los tres consejeros para el PSOE que se habían fijado y ofrece solamente dos, así como un tercero consensuado para 2010, después de una nueva reforma de Ley de Cajas que todos dan por segura para cuadrar la difícil situación. El secretario general del PSM, Tomás Gómez, se ha mostrado muy molesto por los cambios introducidos por Rato y no duda en recordar que el PSOE se ha mantenido firme en el acuerdo "institucional" de julio.

Precisamente por lo institucional de aquel pacto, que fue comunicado a la prensa por el propio consejero de Economía, Antonio Beteta, tras una reunión entre la presidenta y el líder de la oposición en la Puerta del Sol, Aguirre ya ha hablado con Rato para que se respete lo acordado, sobre todo, teniendo en cuenta que Gómez ha amenazado con una catarata de recursos judiciales que vuelvan a poner en jaque la elección del ex director general del FMI. "La gente que ha sido leal con nosotros, como los socialistas, tienen que estar ahí", llego a decir Aguirre el pasado viernes a Gómez.

PELEA POR UN CONSEJERO

La pelea, por tanto, se circunscribe en la práctica a un solo miembro del consejo de administración, lo que hace pensar a todas las partes que el acuerdo tiene que producirse esta misma semana, para dar vía libre a la elección de los representantes por parte de las diferentes instituciones: Asamblea de Madrid, ayuntamientos y entidades representativas. Esta designación, que es un mero trámite, requiere sin embargo de la decisión formal por parte de los partidos políticos, que necesitan saber cuántas son las personas a elegir. Todo, por 12 cargos que se eligen ahora, pues 10 no se renuevan por pertenecer a los sectores de impositores y empleados.

Así, todos se encuentran a día de hoy con las espadas en alto, pendientes de cada movimiento de Rato. En este proceso, sólo 195 consejeros serán renovados, que sumarán 343 en total en la nueva asamblea general: 80 por corporaciones municipales, 53 por Asamblea de Madrid y 62 por Entidades Representativas.

Para el caso en que Rato no ceda, el PSM ya ha comenzado a prepararse. El primer paso ha sido presentar ante la comisión electoral de Caja Madrid un escrito en el que le reclama que advierta a todos los sectores que no pueden designar a candidatos que ya lleven 12 años en la entidad, por tratarse de un "plazo improrrogable" previsto en el artículo 9 de la Ley estatal 31/1985. Fuentes de la comisión electoral manifiestan ante ello que no es necesario una advertencia previa, pues es precisamente la comisión quien debe juzgar y evaluar a los candidatos propuestos conforme a la ley.

El PSOE apuntó en su argumentación una de las vías jurídicas que estudia: de ser utilizada la modificación de la Disposición Transitoria Quinta de Ley autonómica para prorrogar el mandato de nuevo de los consejeros generales, miembros del Consejo de Administración o miembros de la Comisión Rectora, se estaría vulnerando lo dispuesto en el artículo 9 de la Ley 31/1985 de 2 de agosto de Regulación de las Normas Básicas sobre Órganos Rectores de las Cajas de Ahorro (LORCA).

Ello supondría por una parte una "invasión de las competencias" que al Estado otorgan los números 11 y 13 del artículo 149.1 de la Constitución y un "fraude legal" para amparar situaciones que vulneran la LORCA.

Europa Press Comunicados Empresas