Trabajadores prevén "actuar con contundencia" la próxima semana contra la venta individualizada

Actualizado 14/07/2006 19:00:52 CET

Alcaraz (PCE) pide la destitución del delegado de Gobierno por los incidentes ocurridos ayer a las puertas del Ayuntamiento

SEVILLA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del comité de empresa de la factoría de Izar en Sevilla, Gregorio Mora, indicó que el lunes y el martes "actuarán con contundencia" ante la reunión del próximo 18 de julio del consejo de administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en la que se autorizará la adjudicación de los centros de trabajo de Izar en Sestao, Gijón, Sevilla y Manises.

En declaraciones a Europa Press, Mora, que calificó como la "batalla campal" la carga policial que protagonizaron ayer los operarios que se trasladaron a las puertas del Ayuntamiento para protestar por el anuncio de la SEPI, condenó una vez estos hechos definiéndolos como "totalmente desmesurados".

Por otra parte, Mora que compareció esta mañana en rueda de prensa junto con el presidente ejecutivo del PCE, Felipe Alcaraz, consideró que "si la policía no interviene, los trabajadores nos manifestamos pacíficamente, ya que la lucha es en defensa de los puestos de trabajo".

Al hilo de ello, Alcaraz, se mostró "indignado" por la actuación policial y por la actitud de delegado de gobierno, Juan José López Garzón, de modo que pidió su destitución "inmediata", así como la comparecencia del Ministerio del Interior y de los dirigentes de SEPI.

"Estamos en presencia de un montaje porque a los trabajadores se les ha ido aislando y ahora se les intenta criminalizar", aseveró el presidente ejecutivo del PCE. .

"Esta fue una demostración de una política policial sumamente represiva que no recordábamos desde hace 20 años", dijo Alcaraz, quien añadió que "es la dureza máxima para intentar acabar con el conflicto como sea, algo incomprensible para estos tiempos"

El enfrentamiento entre los trabajadores y los agentes del cuerpo policial comenzó en torno a las 11.45 horas de ayer, momento en el que, tras el blindaje que del Ayuntamiento realizaron los policías cerrando todas las entradas del mismo, los empleados de astilleros comenzaron a lanzar piedras, trozos de adoquines y cascotes contra los ventanales del Ayuntamiento y, según la Policía Nacional, también contra "los funcionarios del Cuerpo Nacional cuando atendían a uno de los manifestantes que había sido herido por sus propios compañeros de una pedrada en la cabeza".

Distinta es la versión de los operarios, que aseguraron que "fueron tratados como delincuentes y no como lo que son, trabajadores, cuando su única intención era entrar en el pleno para exigir que se cumpliera el acuerdo que los sindicatos y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) alcanzaron el 16 de diciembre de 2004 acerca de la venta conjunto de los astilleros excedentes de la reconversión del grupo naval Izar, actualmente Navantia".

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies