Sindicatos europeos critican los planes nacionales de reforma porque fomentan la "competencia salvaje"

Actualizado 25/01/2006 18:37:31 CET

BRUSELAS, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Europea de Sindicatos (CES) considera que los planes nacionales de reforma sobre los que la Comisión Europea se pronunció hoy se caracterizan por su "debilidad", que la estrategia para el empleo se ha "edulcorado" y que los objetivos concretos sobre las políticas activas de empleo no se abordan de manera global.

Los sindicatos achacan estos males a la actuación del Ejecutivo comunitario, al que acusan de fomentar la "competencia salvaje". En un comunicado, los sindicatos constatan una tendencia a poner el acento en la mayor flexibilidad del mercado laboral sin prestar atención a la seguridad de la mano de obra y lamentan que las políticas que quieren hacer frente a la excesiva flexibilidad y la inseguridad laboral sean a menudo un fracaso.

Además, aseguran que no se tiene en cuenta la dimensión social y sólo algunos planes contemplan como un motivo de preocupación la cohesión social. "Los objetivos para intensificar la innovación, la investigación y el desarrollo tienen buenas intenciones pero no se sabe exactamente cómo se van a financiar", señalan.

Estas debilidades se deben, en opinión de los sindicatos, al hecho de que la Comisión Europea considera que su papel se limita a animar la competencia sin dotar a Europa de un marco que evite la "competencia salvaje". Por lo tanto, según la CES, el viejo concepto europeo de cooperación entre los Estados miembros se ha sustituido por la competencia entre países en todos los terrenos, desde el dumping social hasta el fiscal pasando por la moderación salarial".

El secretario general de CES, John Monks, declaró al respecto que una competencia excesiva ,en detrimento de las condiciones de trabajo, se traduce en una menor productividad e innovación, y no a la inversa.

FALTA AMBICION.

Mientras la patronal europea, UNICE cree que la UE debe centrarse en el aspecto del crecimiento y la creación de empleo y ve poca ambición en los planes nacionales. El presidente de UNICE, Ernest-Antoine Seillière, declaró al respecto que la falta de crecimiento es la raíz de los problemas de Europa y que los Programas Nacionales de Reforma son un "paso" en la buena dirección pero muchos de ellos "carecen de ambición" cuando se traducen en medidas concretas. "Debemos ir más allá de un mero diagnóstico de los problemas europeos, comenzar la terapia con un claro proceso de gobernanza", indica en un comunicado.

En el terreno del conocimiento y la innovación los empresarios europeos creen que Europa debe resolver la "paradoja" de ser líder en investigación y "mediocre" en innovación, piden aligerar a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) de una reglamentación excesiva para que éstas creen empleo y crezcan; que el mercado laboral se adapte a la dinámica actual, aplicando el concepto de "flexibilidad y seguridad", protegiendo al trabajador más que al trabajo y también reclaman abrir a la competencia interna y externa el mercado energético para darle un ámbito paneuropeo.

Europa Press Comunicados Empresas