Bruselas pide a los nuevos socios acelerar los preparativos para adoptar el euro

Actualizado 22/06/2006 21:46:21 CET

Almunia pide informar bien a los ciudadanos para paliar el temor a una subida de precios

BRUSELAS, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea insistió hoy en que los países que ingresaron en la Unión Europea hace ahora dos años deben acelerar los preparativos para la adopción del euro y anima especialmente a las autoridades eslovenas, que recibieron en el reciente Consejo Europeo el visto bueno para entrar en la moneda única el 1 de enero de 2007, a ultimar los trámites.

En su tercer informe sobre el estado de las cuestiones prácticas para la introducción del euro en los Estados miembros que no cuentan todavía con la moneda única, la Comisión anima, igualmente, a los países que quieren adoptar el euro en 2008, como Chipre, Malta y Estonia, a acelerar los trabajos.

"Si la adopción del euro está sobre todo subordinada al respeto de las condiciones que figuran en el Tratado, los preparativos de tipo práctico eficaces y a tiempo son un elemento importante para que la transición se haga suavemente", señala el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

En este contexto, se recuerda a Eslovenia que debería aprovechar los seis meses que le quedan hasta enero de 2007 para garantizar que consumidores y empresas están preparados para usar el euro desde el primer día y que el pequeño comercio se comprometa a respetar unos precios justos para evitar abusos.

Los Estados miembros que pretenden adoptar el euro en 2008 deberían, según la Comision Europea, prestar atención a la información que dan a sus ciudadanos porque, con la excepción de Eslovenia, tienen la sensación de estar poco informados.

En el informe presentado hoy, el tercero desde que en 2004 entraron los diez nuevos Estados miembros, se indica que los preparativos han progresado adecuadamente en Eslovenia, pero recomienda adoptar algún tipo de medida para paliar el temor de los consumidores a una eventual subida de precios.

La experiencia demuestra que ésta es la principal preocupación de los ciudadanos y evidencia la diferencia que hay entre la inflación percibida y la inflación real, resultante de la adaptación progresiva de los consumidores a la nueva escala de valores, dado que los precios se comparan con los valores de referencia de la antigua moneda, pero también revela que hay "abusos" en algunos sectores.

Además de Eslovenia, en el resto de países que tienen que caminar hacia el euro el proceso evoluciona considerablemente bien y muchos de ellos han reajustado su fecha para incorporarse a la moneda única europea, como Estonia, Letonia y Lituania. A este último país le separaron sólo seis centésimas para poder recibir el visto bueno de la Comisión Europea.

La fecha para adoptar el euro depende del respeto de los criterios de convergencia económica reflejados en el Tratado de Maastricht y por eso no se puede planificar con total certeza. No obstante, es bueno poner una fecha creíble para animar a los sectores implicados a prepararse.

PLANES NACIONALES

En general, el estado de los preparativos varía mucho de un país a otro. De los diez nuevos, ocho han creado un organismo nacional específico encargado de los trámites para pasar al euro, pero sólo seis de ellos han adoptado oficialmente un plan nacional de conversión, necesario para todos los sectores afectados.

Chipre y Malta, que como Estonia esperan adoptar el euro en 2008, deben acelerar sus preparativos y en el caso concreto de Chipre, deberá además adoptar sin demora un plan nacional de conversión. Polonia no ha puesto fecha para la adopción del euro, Eslovaquia se ha marcado 2009 y un año más tarde pretenden hacerlo Hungría y la República Checa.

La CE recuerda que el Eurobarómetro del pasado abril refleja que la percepción del euro ha mejora en general en los nuevos Estados miembros, pero que buena parte de los ciudadanos se consideran mal informados sobre la moneda única y sus ventajas. Más de la mitad de los encuestados, el 52 % de los nuevos ciudadanos europeos, creen que pasar al euro será positivo para su país, frente al 38 % que pensaba lo mismo hace un año.

Los más satisfechos con el euro son los eslovenos y los menos entusiastas, los lituanos, donde sólo el 28 % lo considera positivo.

Aunque los datos empíricos muestran que la inflación es débil en toda la zona euro, porque las tasas anuales no superan el 2,4% desde que se introdujo la moneda única en 1999, el 46 % de los encuestados en los nuevos Estados temen que se dispare la inflación, algo que refuerza la necesidad de informar bien a los ciudadanos.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies