Autorizada la declaración de concurso para Mendiguren y Zarraua, con un pasivo de 41,5 millones

Actualizado 24/02/2009 19:54:43 CET

La empresa tiene centros de trabajo en Berriz y Abadiño y tiene a Mercedes Benz en Vitoria como uno de sus principales clientes

BILBAO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao autorizó hoy la declaración de concurso de la empresa de componentes de automoción, Mendiguren y Zarraua, que cuenta con una plantilla de 340 trabajadores y un pasivo declarado de 41,5 millones de euros.

La compañía, con un capital social de 1,9 millones de euros, tiene dos centros de trabajo, uno de ellos en Berriz, dedicado preferentemente a la estampación y soldadura robotizada, siendo su principal cliente la factoría Mercedes de Vitoria. Además, también cuenta con un centro en la localidad vizcaína de Abadiño, especializado en la fabricación de muelle y varilla metálica.

Ambas plantas tienen presentados expedientes de suspensión de empleo por 50 días para la casi totalidad de la plantilla hasta el próximo mes de julio, según informaron fuentes sindicales a Europa Press.

En 1999 Mendiguren y Zarraua se fusionó por absorción con la compañía eibarresa Hijos de Valenciaga y en 2003 también absorbió a Industria Berry, S.A. La empresa pertenece al grupo Mendiguren y Zarraua S.L., en el que también se integran Mendiguren y Zarraua Portugal, la sociedad MZ CZECH, ubicada en Praga.

En la solicitud de declaración de concurso, la empresa alegaba su situación de insolvencia, con un pasivo declarado de 41,5 millones de euros. La compañía cuenta con créditos vencidos y no abonados y, en concreto, no se había pagado a la plantilla ni parte de la paga extraordinaria de las pasadas Navidades, ni la totalidad de la nómina del mes de enero.

La empresa Mendiguren y Zarraua presentó expedientes de suspensión de relaciones laborales, que fueron autorizado por Trabajo, para los centros de Berriz y de Abadiño.

INVERSIONES Y CRISIS

En el auto se señala que, de los datos aportados, se desprende que el origen de la situación de insolvencia está en las inversiones realizadas para la absorción de las empresas, la crisis financiera y las dificultades del sector del automóvil.

Mendiguren y Zarraua conservará las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio, que estará sometido a la intervención de los administraciones concursales. En el auto, el juez nombra a los administradores del concurso y comunica que cabe presentar recurso de apelación contra la declaración de concurso.

Europa Press Comunicados Empresas