El PSE acusa a GM de incumplir el compromiso de mantenerse en Portugal a cambio de ayudas europeas

Actualizado 22/06/2006 20:58:23 CET

BRUSELAS, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Partido Socialista Europeo (PSE) pidió hoy a General Motors que rinda cuentas sobre los subsidios que recibió de la UE para crear una planta de Opel en la ciudad portuguesa de Azambuja y si a cambio de estas ayudas contrajo algún compromiso para mantener esta actividad que ahora quiere suspender para trasladar su actividad a Rusia o el Extremo Oriente.

El jefe del grupo socialista en la Eurocámara, Martin Schulz, pidió estas explicaciones después de que representantes del Foro Europeo de Empleados le advirtiesen de los planes de General Motors de abandonar su planta de Portugal, a pesar de que recibió más de 40 millones de euros del Gobierno luso durante cinco años como contribución para que construyese la planta de Azambuja, cerca de Lisboa. A cambio de esta ayuda la compañía estadounidense se habría comprometido a mantener la actividad de fabricación de coches en Portugal y a salvaguardar la competitividad de todas sus plantas en Europa.

Shulz explicó hoy en un comunicado que pidió a General Motors "que explique qué subsidios recibió de la UE en el pasado" teniendo en cuenta que ahora "planea llevarse sus factorías de coches de Europa a Rusia o el Extremo Oriente". El líder socialista quiere saber "cuánto recibió General Motors en el pasado, cómo se gastó y qué promesas hizo la compañía". Asimismo, consideró la posibilidad de que la Eurocámara discuta la "aparente estrategia a largo plazo" de General Motors de trasladar su producción fuera de la UE, que, advirtió, "podrían seguir otros fabricantes de coches".

"Quiero saber cómo se subsidió la planta de Azambuja y qué compromisos se hicieron", dijo. "Es un escándalo que los fabricantes de coches puedan descargar sus fracasos de gestión en las espaldas de sus trabajadores y sería incluso peor si se ha abusado del dinero europeo", dijo en alusión a los empleos que se perderán en Portugal si General Motos finalmente abandona la fábrica, donde actualmente trabajan 1.200 trabajadores, a los que se suman otros 800 en tareas de administración.

El PSE recordó que General Motors, que emplea a un total de 64.500 personas en toda Europa, ya ha trasladado algunas fábricas de Opel, Saab y Vauxhall fuera del continente aludiendo a "planes de reestructuración para reducir costes" y que ha supuesto la pérdida de "miles de trabajos". Por lo que respecta a Portugal, la compañía dijo el mes pasado que el coste de fabricar un coche allí era 500 euros superior a lo que cuesta en otras plantas europeas y el PSE cita al diario alemán Handelsblatt al señalar que si finalmente se cierra la planta de Azambuja, Portugal podría demandar a General Motors una compensación de más de 30 millones de euros.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies