Las turbulencias y el gasto social rebajarán la tasa del superávit de 2007 hasta el 1,2% del PIB, según BBVA

Actualizado 21/10/2007 13:45:09 CET

El balance positivo de 2008 será del 0,9%, dos décimas por debajo de la previsión del Gobierno

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La desaceleración económica derivada del episodio de turbulencias financieras de EEUU y el incremento del gasto público del Gobierno reducirán la tasa de superávit prevista por el Ejecutivo para el conjunto de 2007 (en torno al 1,8%) hasta el 1,2% del PIB, según el informe elaborado por el Servicio de Estudios Económicos del BBVA que se presentó el pasado jueves.

La previsión inicial del Gobierno para finales de año pasaba por un balance positivo del 1,15% del PIB, aunque el Ejecutivo adelantó hace tiempo que la tasa superaría las previsiones y se situaría cerca de la registrada en 2006, el 1,8%.

De cumplirse las estimaciones de la entidad financiera, las turbulencias del mercado rebajarían en seis décimas la última previsión del Gobierno y situarían la tasa de superávit público en el 1,2% a finales de año.

De la misma forma, el BBVA prevé un balance positivo del 0,9% para el 2008, dos décimas por debajo de las estimaciones del Gobierno incluidas en el proyecto de Presupuestos del Estado para el próximo año, que contemplan un superávit del 1,15% del PIB.

Así, el Servicio de Estudios Económicos del BBVA rebaja las previsiones del Gobierno para 2007 y 2008 y achaca el recorte a la desaceleración económica y al incremento del gasto público que quiere llevar a cabo el Ejecutivo en la próxima legislatura.

CUENTAS DEL 2008.

En concreto, en 2008, el objetivo fijado para el Estado y sus Organismos Autónomos en 2008 es un superávit del 0,3% del PIB, mientras que para la Seguridad Social el superávit es del 0,6%, para las comunidades autónomas del 0,25% y para las Corporaciones Locales, equilibrio presupuestario.

No obstante y según el informe de la entidad bancaria, este objetivo de estabilidad no tiene en cuenta el déficit adicional permitido a las comunidades para financiar inversiones productivas, lo que, a su juicio, supondrá un superávit menor del esperado por el Gobierno.

En este sentido, la entidad cree que en un escenario de turbulencias financieras es probable que el crecimiento de ingresos se modere por el menor dinamismo de las rentas de los hogares, así como por la desaceleración más intensa del empleo, de los beneficios empresariales y del gasto en consumo.

Además, el gasto público estaría presionado al alza por la evolución del desempleo, los nuevos compromisos de gasto social del Gobierno y las últimas medidas recientemente anunciadas, que han supuesto una reorganización de las prioridades de 2008, ya que el límite de gasto del Estado para el próximo año se fijó el pasado mes de junio.

UN OBJETIVO "POCO AMBICIOSO".

Aunque el BBVA insiste en la reducción del superávit, considera también que si el objetivo del Gobierno del 1,15% para 2008 está elaborado sobre un crecimiento del 3,3% del PIB, se trata de un dato "relativamente poco ambicioso", ya que el Ejecutivo cuenta con una posición saneada de las cuentas públicas.

Para la entidad financiera, con una tasa de crecimiento del 3,3% hay que aspirar a niveles superiores de superávit, que permitan seguir acumulando margen de actuación de la política fiscal para afrontar las tensiones generadas por los efectos de una moderación más intensa del dinamismo económico y del futuro envejecimiento demográfico.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies