La actividad turística ralentiza su crecimiento y supone el 10% del PIB en 2009, cinco décimas menos

 

La actividad turística ralentiza su crecimiento y supone el 10% del PIB en 2009, cinco décimas menos

Turistas visitando Madrid
EP
Actualizado 28/12/2010 13:17:36 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La actividad turística concentró el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) de España en 2009, lo que supone cinco décimas menos que el año anterior, con lo que la demanda final turística, en consonancia con la evolución general de la economía modera su contribución al PIB, según pone de manifiesto el Instituto Nacional de Estadística (INE) en los datos de la Cuenta Satélite del Turismo de España (CSTE) 2000-2009 publicados este martes.

En este sentido, el instituto señala que la demanda final turística alcanzó en 2009 los 105.394 millones de euros, lo que supuso una reducción interanual del 8,1% a precios corrientes, que una vez deflactada, equivale a un decrecimiento real del 8,3%.

Dentro de la demanda final, el turismo receptor contribuyó al 4,2% del PIB en 2009, cuatro décimas menos que en el año 2008, mientras que los otros componentes del turismo reducen en dos décimas su aportación el año pasado, hasta el 5,8%.

Los ingresos netos turísticos alcanzaron los 27.071 millones de euros el año pasado, cifra similar a la de 2005, un 8,4% menor que la registrada en 2008, es decir 2.280 millones de euros menos.

Por su parte, el gasto de los españoles en viajes dentro de España retrocedió en 2009, aunque en menor medida que la del turismo receptor. Así, cayó un 3,7% a precios corrientes y un 3,6% en términos reales.

LOS VIAJES DE NEGOCIOS SE CONTRAEN.

No obstante, atendiendo al comportamiento de las actividades características del turismo, se estima que en 2009 el valor añadido bruto de las ramas del transporte aéreo, agencias de viajes, restauración y actividades recreativas, culturales y deportivas registró "un crecimiento positivo", mientras que el valor añadido del resto de las actividades vinculadas experimentó "un crecimiento negativo".

Entre éstas últimas, figuran el alojamiento, el alquiler inmobiliario, el transporte terrestre de pasajeros --por carretera y ferrocarril--, los servicios anexos al transporte y alquiler de vehículos, que sufrieron registros "más desfavorables, decreciendo su valor añadido más intensamente que la media de la economía".

Por segmentos, los viajes de negocios presentaron también un comportamiento contractivo en 2009, con una caída del 13,7% a precios corrientes, 5,6 puntos menos que la demanda final turística. Si se atiende al origen de los viajes se aprecian pautas similares, si bien el consumo relacionado con los viajes a España por motivos de trabajo de los extranjeros disminuyó hasta un 19,1%. Por contra, los viajes de negocios de los españoles se recortaron un 10,9%.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies