Economía/Turismo.- Grandvalira ofrece pasar la noche en un iglú a 2.350 metros de altura

Hotel Iglú En Grandvalira (Andorra)
GRANDVALIRA
Actualizado 05/04/2012 14:01:12 CET

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La estación de esquí andorrana de Grandvalira ofrece pasar una Semana Santa diferente a los viajeros que quieran alojarse una noche en un hotel iglú a 2.350 metros de altura con temperaturas medias de cero grados y con todo un mobiliario congelado por unos precios que oscilan entre los 100 y los 300 euros.

Al igual que se ofrece en otros países nórdicos como Finlandia o Suecia donde son comunes los hoteles y bares iglús de hielo artificiales, en Andorra la estación de Grandvalira ha impulsado en el sector esquiable de Grau Roig un grupo de iglús que ofrece una experiencia diferente.

El complejo cuenta con un total de cinco iglús-dormitorios de 20 metros cuadrados donde poder vivir una experiencia ártica. La decoración interna está inspirada en detalles del románico pirenaico, con esculturas que combinan el hielo y la nieve compactada.

Iglú-Hotel Grandvalira, que está construido totalmente de nieve consta de cinco 'Iglús Estándar' con capacidad hasta 6 personas, uno de ellos con jacuzzi privado con techo abierto al exterior. También existen la posibilidad de reservas 'Iglús Suites'.

Los dormitorios cuentan con camas equipadas con materiales especiales, pieles y sacos de plumas que permiten aguantar condiciones extremas de hasta -40ºC Esta experiencia de dormir entre el hielo se completa con las zonas comunes abiertas al público: un restaurante con capacidad para 65 personas, un bar y una terraza.

Los precios oscilan desde 99 euros la noche en un 'Iglú Estandar' para un adulto (45 euro por niño), hasta los 309 euros que cuesta la Suite en el 'Iglú Romantic'.

La reserva incluye el alojamiento según el tipo de iglú elegido, el traslado desde Grau Roig (Cubil) en ratrac, un paseo nocturno guiado con raquetas, cena en el restaurante del iglú-hotel, primera bajada de ski antes de apertura de pistas, y desayuno en el restaurante Tres Estanys en Grau Roig.

El hotel recuerda que el iglú está entorno a los cero grados por lo que recomiendan ropa de nieve caliente, guantes, gafas de sol, gorros de lana y linternas. Para dormir se entrega un saco de dormir junto con una sábana de algodón especial de un solo uso. Respecto al equipaje se recomienda una mochila o bolsa de deporte, ya que en este hotel no se aceptan maletas.

CASARSE BAJO CERO.

Pero este hotel iglú no es el único. Hay otros hoteles de hielo en Europa, la mayoría de ellos localizados en Suiza o Finlandia. En este último país se ubica el 'Snow Village' es un complejo turístico de 7.500 metros cuadrados que empieza a construirse a finales de cada mes de noviembre con restaurante, bar y habitaciones temáticas.

El 'Igloo Village Engelberg' Ofrece cinco alojamientos instalados a pie de pista de las estaciones de esquí de Engelberg, Gstaad, Scuol, Zermatt y Zugspitze, en los Alpes suizos.

En Suecia se encuentra el 'Ice Hotel' pionero en la hotelería bajo cero situado en la localidad de Jukkasjärvi, en Laponia, 200 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico.

El alojamiento dispone de un bar, un teatro y una capilla para casarse con vestido de novia fabricado con tejidos high tech, aislantes del frío y del agua. Las habitaciones, diseñadas por artistas y arquitectos de todo el mundo, son distintas en número y decoración cada año.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies