La ocupación en alojamientos rurales caerá ligeramente este verano por la sobreoferta, según Toprural

Actualizado 21/08/2009 13:27:48 CET

Para el conjunto del año, prevé una caída del 10% en las pernoctaciones

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El número de turistas que se alojará en establecimientos rurales crecerá este verano "ligeramente", pese al descenso de ocupación registrado en julio, ya que la demanda aumentará "por encima" de la oferta existente.

En una entrevista a Europa Press el director de Comunicación de Toprural.com, Joseba Cortázar, explicó que la ocupación disminuirá en estos meses al "haber más plazas que número de viajeros". "El exceso de oferta y la estacionalidad, dos de los principales problemas del sector, están provocando un descenso de la ocupación y que cueste llenar más llenar todas las plazas", aseguró.

Para el conjunto del año, Toprural.com, portal que engloba el 70% de la cuota de mercado, mantiene sus previsiones y cifra en "un 10% la caída de las pernoctaciones", a la espera de la evolución en los meses de verano.

Según sus previsiones, los alojamientos rurales registrarán este mes de agosto una ocupación aproximada del 57%, cuatro puntos porcentuales menos que en el mismo mes del año pasado. Toprural.com cifra en un 50% las reservas ya realizadas en alojamientos rurales de alquiler íntegro para dicho mes.

Respecto al segundo semestre del año, se prevé que la demanda se estanque y no crezca, frente a un aumento de la oferta, pero ya por debajo del 10%.

A pesar del exceso de oferta, el número de casas rurales en España alcanza ya las 13.000. De enero a mayo de este año se crearon más de 1.000 nuevos alojamientos de este tipo, lo que supone un 10% de oferta con respecto a hace un año, con un incremento del número de viajeros.

"El principal reto del sector en este momento es atraer a la demanda y combatir la oferta de alojamientos no oficiales, contra la que los distintos gobiernos autonómicos deberían tomar medidas y ejercer un mayor control", apuntó Cortázar.

Por otro lado, la caída del turismo extranjero, un 10,3% hasta julio, parece no afectar a este segmento que se nutre fundamentalmente de turistas nacionales. "El 90% de las personas que se alojan en establecimientos rurales son españoles, frente a un 10% de extranjeros, por lo que la caída del turismo exterior le afectará menos que a otros tipos de turismo que dependen más de estos clientes", apuntó.

Cortázar recordó que el turismo rural, dada sus peculiaridades, ofrece destinos cercanos, estancias cortas y un precio más competitivo, por lo que "de momento está resistiendo la crisis". Los destinos del litoral, especialmente en el Norte de España, frente a los de interior presentarán unas mayores tasas de ocupación como otros años.

Otro de los aspectos clave es la mayor competencia en el sector, ya que "hay que repartir el mismo pedazo de tarta entre más comensales". Según Cortázar, los propietarios se ven obligados a tomar nuevas iniciativas para posicionar y diferenciar sus alojamientos, lo que les exige "mayor dedicación y esfuerzo" para obtener resultados similares a los de otros años.

RESERVAS DE ÚLTIMA HORA Y MENOS GASTO.

A esto hay que añadir el cambio de hábitos del turista rural que cada vez más realiza sus reservas a última hora, lo que crea "una inseguridad" entre los propietarios de los alojamientos rurales. Así, "el viajero rural realizará sus reservas con menor antelación, reducirá la duración de su estancia y gastará menos en actividades complementarias por efecto de la crisis", apuntó.

Ante esta situación, algunos se han visto obligados a bajar los precios por primera vez en muchos años, mientras que otros propietarios han optado por ofrecer más servicios por el mismo precio o por diversificar sus clientes.

En el mes de mayo, los precios de los alojamientos rurales registraron una bajada de en torno un 1%, según el INE. En junio el índice de precios de alojamientos de turismo rural registró un 1,4%. Por modalidad de alquiler, la de uso completo, con una ponderación del 56,6%, registró un avance del 1,9% respecto a junio de 2008.

En cuanto al perfil del cliente este verano, se trata de una turista nacional, entre los 25 y los 45 años, procedente de una gran ciudad y que busca en el turismo rural la tranquilidad y el contacto con la naturaleza. Si viaja en pareja optará por alojarse en un hotel rural o casa rural de alquiler por habitaciones, mientras que si lo hace en familia o con amigos se alojará en una casa rural de alquiler íntegro.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies