Los Veintisiete ratifican la prórroga hasta 2018 de las ayudas públicas a las minas de carbón deficitarias

Mineros atrapados en Nueva Zelanda
© REUTERS TV / REUTERS
Actualizado 10/12/2010 16:27:03 CET

Las subvenciones deberán recortarse progresivamente durante los próximos años

BRUSELAS, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Industria de los Veintisiete han ratificado este viernes sin discusión la prórroga hasta 2018, cuatro años más de lo que había propuesto inicialmente la Comisión, de la autorización de ayudas públicas a las minas de carbón deficitarias, entre ellas las españolas, que expiraba a finales de año. La decisión fue adoptada por los embajadores el pasado miércoles.

Los Veintisiete han aceptado no obstante la exigencia del Ejecutivo comunitario de que el importe de las ayudas se reduzca progresivamente. A finales de 2013, las subvenciones deberán bajar un 25% respecto a la cantidad que conceda cada país en 2011. La disminución será del 40% en 2015, del 60% en 2016 y del 75% en 2017.

Ello significa que en 2017 sólo se autorizarán subvenciones por valor del 25% de las concedidas en 2011, según han informado fuentes europeas.

Pese a que las ayudas al funcionamiento de las minas expirarán definitivamente en 2018, lo que obligará a cerrar en esa fecha aquellas que sean deficitarias, los Estados miembros todavía podrán dar otro tipo de subvenciones hasta 2027. Se trata de ayudas para recolocar a trabajadores, para prejubilaciones o para rehabilitación y limpieza de las minas.

Las minas que dependen de las subvenciones de funcionamiento están situadas principalmente en la región alemana del Ruhr, en el noroeste de España y en el valle del Jiu en Rumanía. En contraste, en Polonia las minas de carbón todavía son rentables.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha calificado de "buena noticia" la prórroga hasta 2018. "Supone que la minería española va a tener ayudas que van a estar aceptadas por la UE y que les va a permitir el mantenimiento de la apertura de esas minas más de lo que en principio se pensaba", ha resaltado López Garrido.

"El 2018 es la fecha de cierre de las minas no competitivas y para ello el Estado va a ayudar a que se mantengan esas minas primero y que puedan cerrarse después con los gastos que ello lleva aparejado", ha explicado el secretario de Estado.

El acuerdo ha sido posible después de que el Ejecutivo comunitario aceptara este miércoles modificar su posición inicial de julio de pedir el fin de las ayudas y, por tanto, el cierre de las minas deficitarias, en 2014. Una mayoría de Estados miembros, liderados por Alemania y Francia, así como la Eurocámara, pedían una prórroga superior de al menos hasta 2018.

Finalmente, Bruselas ha cedido a estas pretensiones y ha aceptado retrasar a 2018 el fin de las subvenciones con la condición de que las ayudas se reduzcan de forma progresiva.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, justificó su plan de cierre alegando que las empresas tienen que ser viables sin subvenciones y dijo que no sólo es una cuestión de justicia para los competidores que operan sin ayudas estatales sino que también revierte en interés de los contribuyentes y de unas finanzas públicas que se encuentran en un contexto de austeridad.

Además, la UE se ha comprometido a reducir un 20% las emisiones de CO2 y a aumentar hasta el 20% el porcentaje de renovables de aquí a 2020, y la continuidad de las ayudas al carbón contradice esta política.

En la UE la producción de hulla es pequeña en relación con la demanda y no deja de descender (147 millones de toneladas en 2008 o el 2,5 % de la producción mundial). De hecho, la UE importa más de la mitad del combustible que utiliza en sus centrales eléctricas de carbón.

La ayuda total concedida al sector hullero se ha reducido a la mitad, pasando de los 6.400 millones de euros de 2003 a los 2.900 millones de 2008. Las subvenciones a la producción han descendido en un 62 %, hasta los 1.288 millones del total en el mismo periodo, a medida que se ha ido destinando una proporción cada vez mayor a cubrir los costes sociales y ambientales del cierre de las explotaciones.

El sector da trabajo a unas 100.000 personas en Europa: 42.000 en el sector hullero propiamente dicho y más de 55.000 en industrias afines.

Más del 40 % de la electricidad de Alemania se produce a partir de la combustión del carbón, casi la mitad a partir de la hulla. En Rumanía la proporción de la producción eléctrica que procede del carbón se sitúa en torno al 40 %, la mayor parte a partir de la hulla. En España la proporción es de aproximadamente un 25 %, también casi la mitad a partir de la hulla.

Polonia produce más de la mitad de la hulla de la UE, mientras que la otra mitad se extrae principalmente en Alemania, el Reino Unido, la República Checa y España. China, los Estados Unidos, la India, Australia y Rusia son los principales productores mundiales. China produce 2.761 millones de toneladas al año (el 47 % de la producción mundial); EEUU, 1.006 Mt (17 %) y Rusia 247 Mt (4 %). La UE importa 180 Mt de hulla, principalmente de Rusia (30 %), Colombia (17,8 %), Suráfrica (15,9 %) y los EEUU (12,8 %).

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies