El Gobierno se enfrenta hoy a seis enmiendas a la totalidad contra los PGE

Actualizado 24/10/2007 2:01:05 CET

MADRID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno se enfrentará hoy a seis enmiendas a la totalidad contra los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2008 --PP, ERC, CiU, IU-ICV, CC y EA-- durante la primera jornada de tramitación de las cuentas públicas del próximo año, las últimas de la legislatura, en el Congreso de los Diputados.

A pesar de este panorama, el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, confía en no ver 'tumbadas' sus cuentas, como ya le ocurriera durante el último año de gobierno de Felipe González, y espera recabar los apoyos suficientes para seguir adelante en la tramitación.

En este sentido, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, aseguró ayer que el Ejecutivo no descarta que, como ha sucedido otros años, se retiren algunas enmiendas de totalidad "en el último minuto" y, de esta forma, sacar adelante las cuentas del próximo año.

Así las cosas, en la víspera del debate existe un empate a 175 votos entre los diputados partidarios de la devolución (los enmendantes más los dos representantes de Los Verdes) y los partidarios de continuar la tramitación en la Cámara Baja (PSOE, PNV, BNG, CHA, Nueva Canarias, Nafarroa Bai y el ex diputado del PP Joaquín Calomarde).

El Reglamento de la Cámara Baja establece que las enmiendas de devolución se votan conjuntamente y que, en caso de empate, la votación se repetirá dos veces más para certificar que la igualdad se mantiene. Si el empate persiste, la iniciativa, en este caso la devolución del proyecto, se entenderá rechazada.

En esta situación, y para no estar pendiente de ausencias y asistencias a la votación, los socialistas deberán convencer a alguno de los grupos enmendantes para que retire su veto. Las negociaciones se dirigen principalmente a IU-ICV y ERC, sus aliados de la investidura.

Además, con la coalición de izquierdas ya han acordado asuntos como la ayuda de natalidad de 2.500 euros, la cuantía de inversiones parta Cataluña o la Ley de Memoria Histórica.

RAZONES QUE SE ESGRIMEN PARA VOTAR 'NO'

El PP fue el primero en mostrar su rechazo al proyecto de Ley de PGE de 2008. Los 'populares' acusan al Gobierno de "mercadear" con las cuentas públicas y no respetar "los preceptos constitucionales de igualdad y solidaridad" en su elaboración del proyecto de Ley.

Asimismo, señalan que las inversiones en las comunidades autónomas han de establecerse "según las necesidades de ese ejercicio y los principios de cohesión y competitividad de la economía".

Por su parte, la enmienda presentada por IU-ICV obedece a que, en su opinión, los PGE "desaprovechan" las posibilidades de la economía española para conseguir un "desarrollo sostenible" y un crecimiento "justo".

Las reclamaciones de los grupos nacionalistas apuntan a otras direcciones, especialmente, a la falta de cumplimiento del Estatuto de Cataluña. Así, el grupo parlamentario de CiU considera que el proyecto se basa en una política de "socioescaparate" y además "menosprecia" a Cataluña e incumple el Estatuto, argumento éste último compartido por ERC, que además entiende que las cuentas no priorizan el gasto social, "verdadera política de izquierdas".

Coalición Canaria (CC) también se animó a presentar la primera enmienda contra el proyecto presupuestario de un Gobierno central de su historia. En su texto argumenta que el proyecto del Gobierno "vulnera" los compromisos con el Archipiélago y representa un "desprecio" al tradicional régimen económico fiscal.

La enmienda de EA responde a que aún se encuentran "sin resolver" varios temas "objeto de transferencias" y por "el déficit" de la inversión del Gobierno en Euskadi.

Finalmente, los dos diputados de Los Verdes adscritos al Grupo Socialista del Congreso han manifestado que votarán en contra de los Presupuestos a no ser que les ofrezca un "compromiso firme y por escrito" de que sus enmiendas serán tomadas en consideración.

UN DEBATE 'MARATONIANO'

Las enmiendas presentadas presumen un debate duro, que además será 'maratoniano'. Según acordó la Junta de Portavoces del Congreso el pasado martes, se desarrollará en una sola jornada, empezando a las nueve de la mañana y con la previsión de que la votación se celebre por la noche.

En el caso de que el proyecto salve el trámite del debate de totalidad y siga su curso en el Congreso, los problemas se podrían reproducir en el Senado, donde el PP, CiU y CC cuentan con la mayoría absoluta.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies