Indra aflora pérdidas de 395 millones y anuncia ahorros de hasta 200 millones

Actualizado 22/10/2015 19:58:18 CET

La firma no prevé desinvertir en Brasil y considera que está reconduciendo el negocio en el país

MADRID, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Indra prevé un resultado negativo extraordinario por un importe de unos 395 millones de euros a 31 de mayo de 2015, de los cuales aproximadamente 260 millones de euros proceden de proyectos "onerosos" y 135 millones de euros de la reducción del valor de activos, según ha anunciado la multinacional española en el marco de su plan estratégico 2015-2018, que incluye un objetivo de crecimiento de las ventas de entre el 2,5% y el 4,5% en tasa media anual y un ahorro de costes de entre 180 millones y 200 millones de euros.

Tras la presentación de este plan estratégico, que se comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) antes de la apertura de los mercados, la firma ha llegado a repuntar un 17%. A las 12.31 horas, las acciones de Indra subían un 10,20%, hasta los 10,09 euros por título.

El grupo ha explicado que, tras verificar la evolución del cumplimiento de los proyectos de su cartera, se han puesto de manifiesto una serie de "nuevos acontecimientos" que implican cambios en las previsiones sobre algunos proyectos debido a las dudas que pesan sobre la "recuperabilidad" de trabajos realizados, costes que exceden el importe de los ingresos previstos en el contrato e indemnizaciones por incumplimiento.

Tras este análisis, la firma española se ha anotado un resultado negativo por un importe aproximado de 260 millones de euros a 31 de mayo de 2015. De este importe, los proyectos en Latinoamérica, especialmente en Brasil, representan un 59% del impacto. La compañía ha precisado que estas cifras podrías variar a cierre de los estados financieros del primer semestre.

Asimismo, el grupo presidido por Fernando Abril-Marorell ha explicado que, como consecuencia de las nuevas estimaciones en dichos proyectos, de la actualización de las hipótesis de negocio y macroeconómicas y del plan estratégico, ha decidido corregir el valor de varios activos por un importe aproximado de 135 millones de euros. Esta corrección corresponde principalmente, en un 87%, al negocio en Brasil y, en menor medida, al Grupo Consultoría y Portugal.

Del importe total de 395 millones de euros, sin considerar los efectos fiscales positivos asociados, el grupo ha puntualizado que sólo tendrá impacto en caja 87 millones de euros, de los cuales alrededor de 35 millones de euros impactarán antes de finales de 2015 y el resto se distribuirán en los próximos ocho ejercicios.

MANTENER NEGOCIOS EN BRASIL

En la presentación a analistas, el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha explicado que la compañía ha revisado la mayoría de los proyectos, incluidos los más "problemáticos" de su balance y que, a partir de ahora, se llevará a cabo un mayor control de la operaciones.

En cuanto a Brasil, que se ha mostrado como una de las unidades más conflictivas en su evolución, Abril-Martorell ha descartado que la compañía tenga ningún plan para desinvertir en el país, advirtiendo que tiene sentido seguir con los negocios en este mercado, y que tras las medidas adoptadas, como el ajuste laboral previsto, se están reconduciendo los negocios en esta región. En Latinoamérica la compañía prevé cerca de 1.000 despidos, la mayoría de los cuales serán en Brasil.

El presidente ya reconoció en la pasada junta de accionistas que la evolución macroeconómica de Brasil, donde la firma adquirió Politec en 2011, ha estado lejos de la inicialmente prevista e indicó que las mejoras de rentabilidad en este país no se han conseguido al ritmo planificado cuando se hizo la adquisición.

PREVISIONES Y AHORRO DE COSTES

El plan presentado en el marco del 'Investor Day' pretende además un ahorro de costes de entre 180 y 200 millones de euros mediante, entre otras cuestiones, la reestructuración organizativa, ahorro de costes de producción, reducción de sobrecostes y optimización del modelo de entrega. En este sentido, la firma planteó ayer a los sindicatos el despido de 1.850 trabajadores en España, un 8,5% de la plantilla en el país, que se sumarán a la reducción de otros 1.000 empleos en Latinoamérica, especialmente en Brasil.

En concreto, la firma ha explicado que el grueso de los ahorros, por importe de 120 millones de euros, corresponderá a la reestructuración organizativa, mientras que por costes de producción y otros prevé ahorros de 30 millones de euros; por la reducción de sobrecostes y pérdidas en proyectos entre 20 y 40 millones de euros y por la optimización del modelo de entrega otros 10 millones de euros de ahorro adicionales.

En cuanto a los objetivos financieros, la compañía estima un crecimiento de las ventas entre el 2,5% y el 4,5% en tasa anual acumulada compuesta desde los 2.938 millones de 2014, un margen de Ebit recurrente de entre el 10% y el 11% para el año 2018, frente al 6,9% de 2014, y una generación de cash flow libre en el año 2018 de alrededor de 200 millones de euros lo que representa aproximadamente un 6% de las ventas esperadas en dicho año.

Por otra parte, la firma prevé un ratio de una vez deuda financiera neta en relación al beneficio bruto de explotación (Ebitda) en 2018, frente al nivel de 2,5 veces deuda frente a Ebitda de 2014.

LIDERAZGO TECNOLÓGICO Y CARTERA EQUILIBRADA

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha explicado que el grupo ha definido un conjunto de líneas estratégicas para alcanzar su "ambición de crecimiento y rentabilidad" que pasan por una reducción de costes, que se llevará a cabo a "corto plazo" para lograr ahorros e incrementar la competitividad; por mejoras de cartera de productos y proyectos, estrategia comercial y modelo de suministro y por el desarrollo en nuevos negocios. "Con Indra Digital completamos nuestra oferta vertical con soluciones de alto valor añadido y aceleramos su evolución", ha apuntado.

Según el directivo, Indra se basará en su "posición singular" para lograr los objetivos fijados centrándose en el liderazgo tecnológico en negocios clave, una cartera de productos y servicios "equilibrada y firme" en industrias diferentes con "ciclos e impulsores clave diversos", una "fuerte" orientación al cliente y la "fortaleza" de equipos de profesionales.

Así, la firma prevé revisar su cartera dando prioridad a los productos existente y concentrándose en productos de alto valor añadido, con una mayor estandarización de la oferta para capturar economías de escala y aumentar conocimientos, un proceso más selectivo para los proyectos, con requisitos mínimos de tamaño y rentabilidad y una reorganización de la cartera de negocios, lo que incluirá inversiones y desinversiones selectivas. Asimismo, la compañía llevará a cabo una revisión de su estrategia comercial

"Al revisar nuestro negocio dirigiéndolo hacia productos propios de valor añadido, incrementaremos la rentabilidad y las ventas cruzadas", ha manifestado el máximo responsable de Indra.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies