Macro o política monetaria, ¿que influirá más en los mercados?

Dolares, euros, gasolina
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 24/06/2015 12:52:18 CET

MADRID, 24 Jun. (EDIZIONES) -

Los mercados financieros se enfrentan en 2015 a la dicotomía entre los fundamentales o el apoyo de la política monetaria, según el informe de BNP Paribas, titulado '¿Qué pesará sobre los mercados: política monetaria o fundamentales?'

Este informe, presentado por la directora del departamento de economía y estrategia, Estefanía Ponte, y el analista técnico, Óscar Germate, destaca como elementos clave en los próximos meses el precio del petróleo y el tipo de cambio del dólar frente al euro.

Además, analizan la situación de Estados Unidos y de la eurozona, en particular la de España, como respaldo a la renta variable en su conjunto, y esperan un comportamiento divergente en cuanto a la deuda pública.

LAS CLAVES: EL PETRÓLEO Y EL EURODÓLAR

Desde la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se espera un exceso en las existencias de crudo. Por este motivo, el precio de esta materia prima sufrirá un retroceso del 40% frente a 2014, situándose entre los 60 y 65 dólares.

Bajo un escenario de subidas de los tipos de interés en EEUU hasta el 0,75%, la TIR de dicho país debería situarse en el 1%. Además, los expertos de BNP Paribas no ven sostenible la rentabilidad del bono a dos años europeo por debajo del -0,2%, debido a la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Por tanto, el spread entre ambos estaría alrededor de 125 puntos básicos y el tipo de cambio en 1,15/1,20 dólares por cada euro.

"El tipo de cambio es importante, pero también importan los socios comerciales que tiene el país. Las exportaciones de EEUU serán buenas, porque los socios comerciales que tiene están en aumento", indica Ponte.

Desde un punto de visto técnico, la tendencia del petróleo es bajista desde mayo de 2014 aunque se espera volver, al menos, a los mínimos de este año de 45,19 dólares antes de que se forme un suelo.

En el caso del dólar, la tendencia también es a la baja desde hace bastante tiempo presentando máximos decrecientes completados dentro de una estructura de cinco años. Desde mediados de 2014, el movimiento se ha acelerado y si se llega a un patrón similar al de la década de los 90 esta moneda podría oscilar entre 0,92-0,93 dólares.

ENTORNO MACROECONÓMICO EN ESTADOS UNIDOS

En EEUU, el 'shale oil' no influirá negativamente en el crecimiento del país, ya que el efecto negativo de la bajada del precio del petróleo sobre éste podría darse por concluido, según BNP.

La inversión en bienes de equipo debería mostrar unas tasas de crecimiento entre el 7% y el 8%, lo que respalda una creación de empleo en torno al 2% y una tasa de paro por debajo del 5%. Así pues, el consumo privado puede mantener el ritmo actual de crecimiento del 3%.

Por su parte, los salarios mantendrán un pausado repunte haciendo presión sobre la inflación lo que unido a la situación macro presionará al alza la la rentabilidad del bono a 10 años. Según la opinión de los expertos de la entidad, la Fed subirá los tipos de interés a partir de septiembre.

ENTORNO MACROECONÓMICO EN LA EUROZONA Y ESPAÑA

En la eurozona, el efecto del QE ha permitido una depreciación del tipo de cambio y dado el favorable contexto internacional y el crecimiento mundial, las exportaciones se verán beneficiadas.

También ha permitido una reducción del coste del endeudamiento y una incipiente recuperación de la demanda de crédito. Estos hechos mejorarán la inversión y potenciarán la creación de empleo, respaldando el consumo privado europeo.

Al existir el QE en un contexto de menor emisión de deuda, la presión sobre la TIR a 10 años europea será a la baja.

Para los analistas de BNP, el QE ha sido efectivo porque "ha permitido depreciar el euro, disminuir los tipos de interés y la existencia de crédito". Además, "la inversión en España va a repuntar", añaden los expertos.

En España, esperan una consolidación dónde las exportaciones mantengan, e incluso aumenten, su peso sobre el PIB. Esto apoyará la inversión en bienes de equipo para que aumente la creación de empleo entre un 2,5% y un 3%. Por tanto, el consumo privado se verá respaldado.

Asimismo, hacen una mención especial al sector de la construcción, considerando que ha mejorado, pero su aportación al PIB es reducida. A su vez, aclaran que "estamos muy lejos" de lo registrado en plena burbuja.

MERCADOS FINANCIEROS

Los analistas estiman para el S&P500 unos niveles de 2.240 puntos para este año y apoyan la expectativa al alza de los BPA. No obstante, consideran que el escenario de mayores tipos de interés le resta atractivo aun manteniéndose éstos con un diferencial frente a la deuda pública por encima de la media de los últimos diez años.

Al Eurostoxx lo sitúan en 360 puntos, pero su potencial podría subir hasta un 5% debido al QE, lo que le aumentaría hasta los 390 puntos. Debido a su entorno de tipos de interés reducidos presenta una situación mas atractiva frente a la deuda pública.

También desde un punto de vista de la macro, el Ibex 35 llegaría a alcanzar los 12.300 puntos pero influye la situación política en España y en Venezuela. Por tanto, atendiendo a estos supuestos, el Ibex35 queda situado en 11.900 puntos, siempre y cuando la prima de riesgo se reduzca en ambos países.

En relación a los mercados españoles, Ponte destaca que al ser un año electoral la decisión de invertir puede ser negativa. Un cambio de partido político "le va a pesar" ya que "al Ibex 35 le respalda la inversión extranjera, si quitan esa inversión le quitan dinero al Ibex", subraya la analista.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies