Marga Rivas: "La Bolsa ni es un juego ni es sencilla, y ahora cualquiera tiene acceso"

Entrevista Marga Rivas
Foto: CEDIDA
Actualizado 04/09/2015 12:55:52 CET

MADRID, 4 Sep. (EDIZIONES) -

¿Sabes qué es un broker, en qué puede asesorarte o qué técnicas utiliza? La broker en el grupo GVC Gaesco, Marga Rivas, habla en mercadofinanciero.com sobre su profesión y cómo asesora a sus clientes.

"Yo siento verdadera pasión por mi trabajo, no distingo entre la Bolsa y la vida. Para mi es lo mismo", nos dice Rivas nada más empezar nuestra entrevista...

- Como cliente, ¿cómo se llega hasta ti?

Algunos clientes vienen recomendados por otros que llevan más tiempo conmigo y saben cómo opero. Sin embargo, otros me conocen a través de las redes sociales, personas que siguen mi actividad profesional por Twitter por ejemplo.

A partir de ahí lo importante es desarrollar una relación de confianza mutua y que el cliente se sienta cómodo contigo como broker, ya que tienes que tratar cuestiones tan personales como su patrimonio, su nivel de riesgo asumible, sus expectativas...

Hay personas a las que directamente les he recomendado que no inviertan en Bolsa por su perfil personal o sus intenciones. La Bolsa no es para todo el mundo.

- ¿Cómo es el trato con tus clientes?

Muy cercano, diría que bastante más de lo que es habitual en el mundo bursátil. No lo digo yo, es algo que ellos mismos comentan. He creado un grupo con el que mantengo contacto a diario. Hablamos de cómo está la situación, intercambiamos información, aprendemos y colaboramos todos en definitiva.

- ¿Ellos se dejan aconsejar? ¿La decisión final es del cliente o del broker?

En general se dejan aconsejar, cada uno dentro de su operativa y de los productos que maneja. A mi entender esta debe ser una de las tareas básicas de un broker. Sin embargo, la decisión, salvo en el caso de las carteras gestionadas, la toman ellos.

Cada uno tiene que ser consciente del riesgo que está dispuesto a asumir y de la gestión del capital asociada a sus operaciones. Esto es algo realmente importante y aquí el ir de la mano de un profesional solvente entiendo que es vital.

En cualquier caso lo que se invierte es el dinero del cliente y como no debe ser de otra manera la decisión final debe ser del mismo.

- A la hora de trabajar con tus clientes, ¿estableces objetivos?

Objetivos monetarios de rentabilidad como tal, no. Pero, evidentemente, sí buscamos ganar dinero en cada operación por lo que analizamos qué recorrido puede tener un valor o un índice, cuándo hay que estar más encima del mercado o de un sector en particular, en qué momento conviene incrementar la posición de liquidez...

Otros objetivos pueden ir encaminados a que los clientes aprendan a manejarse en los mercados cada vez mejor, tengan mejor información, más cultura bursátil y cuestiones por el estilo.

- ¿La volatilidad también se nota en los nervios de los clientes?

Sin lugar a dudas, muchísimo. En la Bolsa se fusionan todos los sentimientos que una persona es capaz de experimentar bajo presión, la presión de jugarte tu dinero, incluso el amor por un valor concreto. Pero por encima de todos están el miedo y la codicia: el miedo a perder (fracaso) y la codicia de querer ganar más (euforia)... Y todavía hay quien cuestiona que la Bolsa no es psicología, de masas, pero psicología a fin de cuentas.

- ¿Cómo es tu manera de operar?

Yo por mi forma de ser y de entender la vida tengo un perfil muy alto de riesgo. Opero todo lo operable. De los índices mi favorito es el Ibex porque además del más cercano, llevo años operándole y me gusta mucho. Diría que nos conocemos muy bien. Obviamente no se puede operar de la misma forma si haces trading o si inviertes a medio plazo, el largo plazo para mí no existe.

Si hago trading siempre sigo al precio, no me gusta operar en la apertura porque me condiciona. Creo que es necesario tener perspectiva y dejar hablar al mercado.

- ¿Cómo es una jornada normal en tu trabajo?

Bueno, eso de normal es un adjetivo que no se da mucho en mi trabajo. Una de las cosas más fascinantes de la bolsa es que cada día es distinto, cada día es una aventura; aunque sí intento mantener una cierta rutina.

Me gusta comenzar con calma, ya que tengo todo el día para perderla. Puedo estar desayunando tranquilamente con mis colaboradores o con algún cliente mientras el mercado abre y se posiciona, reviso con mi equipo la actualidad, la agenda del día... Todo lo que pensamos que puede afectar al mercado.

Posteriormente preparo un 'morning meeting' en forma de audio que cada mañana comparto desde mi perfil de twitter y en la web. Una vez hechos los deberes me dedico a la operativa y a las estrategias de mercado.

- ¿Qué aconsejarías a quién quiere invertir? ¿Cuáles son los errores más comunes del inversor?

La principal -desde mi punto de vista- es que cada inversor sea plenamente consciente de su perfil, que no se engañe al construirlo ni comentarlo con su broker. Cuanta mayor franqueza haya, mejor para el cliente porque más preciso será el trabajo conjunto posterior.

Por ello, es vital la confianza, además salvaguardada por el secreto profesional al que los brokers estamos sometidos. Esta relación es la base para poder buscar la rentabilidad.

Tal vez el error más habitual de los inversores se da precisamente en ese campo psicológico de control emocional. Un error aquí te puede llevar a medir mal el riesgo, el tamaño de tu posición sobre el total de tu patrimonio y generarte un problema muy importante. La Bolsa ni es un juego ni es sencilla. Eso hay que tenerlo presente siempre.

- ¿Cómo ha evolucionado tu sector desde tu llegada a la actualidad con las nuevas tecnologías, Internet, móviles...?

La irrupción de las nuevas herramientas tecnológicas ha supuesto un cambio radical en la operativa. En una palabra podríamos decir que la Bolsa se ha democratizado.

Cuando yo comencé las acciones todavía se contrataban en los corros de viva voz, en el parqué de la Bolsa, y la cultura financiera y bursátil en España era mínima. El perfil del inversor de bolsa era el de una persona con un alto patrimonio. Ahora cualquier persona tiene acceso al mercado, a un volumen muy elevado de información (y de ruido) y a una velocidad mucho mayor.

El escenario general dibuja un progreso enorme y esto es muy positivo, aunque hay algunas perversiones inevitables en toda evolución como el Trading de Alta Frecuencia. Por mi parte aprovecho estas tecnologías para estar más en contacto con mis clientes. Intento aprovechar lo positivo y huir de lo negativo.

- ¿Ser mujer ha sido un hándicap para tu carrera?

Siempre he tratado de que mi condición femenina no influya en ninguna de mis aspiraciones ni objetivos. Aunque en un entorno tan históricamente machista y competitivo como la Bolsa hay que reconocer que las cosas no son fáciles para nadie, y mucho menos aún para una mujer.

En fin, para intentar ser elegante y sin ánimo de agitar ninguna bandera, no hay mejor respuesta que hacer alusión a una frase de Freud que considero muy adecuada: "he sido muy afortunado en la vida, nada me ha sido fácil".

Europa Press Comunicados Empresas