Los ministros de economía de la UE se reunirán para acordar el segundo rescate de Grecia

Recurso del Partenón de Atenas con la bandera de la UE
Reuters
Actualizado 10/07/2011 22:38:04 CET

BRUSELAS, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Economía de la eurozona tratarán de pactar mañana las grandes líneas del segundo rescate de Grecia, aunque no se espera un acuerdo final por las dificultades para concretar la participación de la banca.

El segundo rescate se retrasará al menos hasta mediados de septiembre, según ha admitido el propio ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, pese a que las turbulencias registradas en los mercados la semana pasada aumentan la presión sobre los ministros para decidir.

La reunión se celebra una semana después de que la eurozona desbloqueara una ayuda de emergencia de 12.000 millones de euros para salvar a Atenas de la quiebra. A cambio, el parlamento griego se vio obligado a aprobar un plan de recortes de 28.000 millones.

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, prometió que el segundo rescate estaría listo el 11 de julio. El nuevo plan de asistencia financiera ascenderá a alrededor de 100.000 millones de euros y servirá para cubrir las necesidades de financiación del país hasta 2014, ya que la UE asume que Atenas no podrá volver a los mercados el año que viene como estaba previsto.

El principal escollo sigue siendo cómo orquestar la participación del sector privado, una exigencia de países como Alemania, Austria, Finlandia o Países Bajos. La contribución de la banca debe alcanzar al menos 25.000 millones de euros, según el ministro belga de Finanzas, Didier Reynders.

La agencia de rating Standard and Poor's tumbó el pasado lunes el plan inicial al dictaminar que la propuesta francesa para implicar al sector privado equivalía a un impago. La propuesta consistía en invitar a los bancos a reinvertir el 70% de los bonos griegos que les venzan en los próximos años en deuda nueva a 30 años.

El Banco Central Europeo (BCE) insiste en que cualquier declaración de impago provocará un efecto contagio al resto de países de la eurozona similar a la quiebra del banco Lehman Brothers en 2008.

El BCE resalta que cualquier aportación de la banca debe ser puramente voluntaria. Pero Países Bajos y Alemania ya han apuntado que ello no es realista y que están dispuestos a correr el riesgo de una declaración temporal de impago

Los ministros de Economía ultimarán los preparativos de los test de estrés a los bancos, cuyos resultados se publican el 15 de julio. La UE fijará de plazo hasta septiembre para que las entidades que suspendan se recapitalicen con fondos privados o públicos.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies