La presión fiscal en España sube hasta el 32,9% en 2012

Publicado 17/12/2013 15:06:21CET

España es el país de la OCDE donde el Gobierno central recibe el menor porcentaje de los ingresos fiscales

PARÍS, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La presión fiscal en España alcanzó el 32,9% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2012, lo que supone siete décimas más en comparación con el 32,2% de 2011, cifra que la sitúa aún por debajo de la media del 34,6% de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que aumentó cinco décimas respecto al año anterior.

En su informe 'Revenues Statistics', la OCDE explica que la presión fiscal aumentó en España desde el 34,3% del año 2000 hasta el 37,3% de 2007, para después descender al 30,9% en 2009. Así, destaca que se situó por debajo de la media de la OCDE entre 2000 y 2003 y a partir de 2007.

En esta línea, explica que los ingresos procedentes de los impuestos a las empresas y las personas físicas equivalían al 9,9% del PIB en 2012. Este porcentaje es seis décimas superior al 9,3% en 2011, año en el que situó por debajo de la media del 11,4% de la OCDE.

Por su parte, las contribuciones a la Seguridad Social equivalían a alrededor del 12% tanto en 2000 como en 2011, por encima del 9,1% de la OCDE. En el caso de los impuestos inmobiliarios, en España eran del 1,9% del PIB, similar al 1,8% de la media de la organización.

Asimismo, los ingresos procedentes de los impuestos a bienes y servicios descendieron desde el 10,2% del año 2000 hasta el 8,4% del 2011, cuando se situaron por debajo de la media de la OCDE, que era del 11%.

Por otro lado, el informe hace una clasificación de los ingresos fiscales en función de la administración que los recibe y en el que considera a España como un país "regional", ya no es un estado federal pero sí un país con una estructura política altamente descentralizada.

De hecho, España es el país de la OCDE donde menos porcentaje de ingresos recibe el Gobierno central, un 29,9% del total en 2011, en comparación con el 50,4% de 1996. Esta cifra le sitúa por debajo de países federales como Alemania (31,7%), Suiza (36,3%), Estados Unidos (40,6%) o Canadá (41,5%).

En el caso de las administraciones regionales, el porcentaje de los ingresos fiscales que recibían aumentó desde el 4,8% en 1995 hasta el 23,1% en 2011, cifra sólo inferior a la de Canadá (39,7%) o Suiza (24,2%), pero superior al 21,3% que reciben los Landers alemanes o al 20,7% de los estados de EE.UU.

Por su parte, los gobiernos locales acaparaban en 2011 el 9,6% de los ingresos fiscales, mientras que las contribuciones a la Seguridad Social representaban el 36,9% del total.

REPUNTE DE LOS INGRESOS FISCALES EN LA OCDE.

La OCDE explica que los ingresos fiscales continuaron recuperándose de los niveles mínimos marcados en 2008 y 2009 en casi todos los países. Así, lo demuestra que de los 30 países para los que hay datos disponibles para el año 2012, en 21 aumentó la presión fiscal y descendió en los otros nueve, cifras similares a las de 2011.

La subida de cinco décimas de 2012 es mayor que el repunte de dos y tres décimas registrado en 2010 y 2011, respectivamente, y revierte el descenso que se produjo entre 2007 y 2009, cuando bajó desde el 35% al 33,6%.

Los mayores incrementos se produjeron en Hungría (desde el 37,1% hasta el 38,9%), Grecia (desde el 32,2% al 33,8%), Italia (desde el 43% al 44,4%) y Nueva Zelanda (desde el 31,5% al 32,9%).

Por el contrario, las mayores descensos se dieron en Israel (desde el 32,6% al 31,6%), Portugal (desde 33% al 32,5%) y Reino Unido (desde 35,7% al 35,2%).

La organización dirigida por Ángel Gurría explica que este aumento obedece a diferentes factores, como una subida de los impuestos y de las bases imponibles en muchos países o una mayor recaudación.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies