¿Por qué la Reserva Federal (Fed) está retrasando la subida de tipos? 5 claves que lo explican

An eagle tops the U.S. Federal Reserve building's facade in Washington
Foto: REUTERS
Actualizado 03/06/2015 14:16:35 CET

MADRID, 3 Jun. (EDIZIONES) -

La economía mundial vive pendiente de la actuación de los bancos centrales. Las subidas o bajadas de tipos, las compras de bonos, las emisiones de deuda, todo forma parte de este convulso ciclo económico en el que los bancos centrales ganan protagonismo. La política monetaria que desarrolla la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) se mira con lupa, y todos los países esperan su próximo movimiento.

Siempre se ha dicho que "cuando EE.UU. estornuda, el mundo se resfría". "En cualquier caso, la economía EE.UU. no está precisamente resfriada. Más bien todo lo contrario", como señala Felipe López, analista de Self Bank.

Este mismo miércoles el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener los tipos de interés del euro en el mínimo histórico del 0,05%. Mientas, al otro lado del Atlántico, siguen sin apostar por la famosa subida de tipos de la que tanto se habla.

Janet Yellen, la presidenta de la Fed, no descartó en marzo una subida de los tipos de interés en el mes de junio, aunque añadió que podría tener lugar en cualquiera de las reuniones posteriores a la del mes de abril.

¿CUÁLES SON LAS RAZONES POR LAS QUE TODAVÍA NO LO HA HECHO?

Para comprenderlo, Self Bank resume primero los efectos que hipotéticamente acarrea un incremento de los tipos de interés en una economía:

- La inflación bajaría

- Las acciones bajarían

- Subiría la rentabilidad de los bonos

- Igual que los tipos interbancarios, que subirían

- El riesgo de burbujas baja

- La divisa sube

Ahora que se conocen las consecuencias que tendría, Self Bank explica los motivos por los que está aplazando la decisión:

1.- La inflación

Debido principalmente a la caída de los precios del petróleo, tenemos que el IPC de EE.UU. se encuentra en terreno negativo: -0,2%.

2.- Los salarios

Aunque la tasa de paro se sitúe en un nivel bastante bajo (5,4%), el crecimiento de los salarios no es todo lo bueno que le gustaría a la Fed.

3.- El PIB

El retroceso de la economía en el primer trimestre (-0,7%) se explica principalmente por las malas condiciones climatológicas, por lo que parece transitorio. No obstante, el dato es bastante flojo.

4.- El dólar

Se ha revalorizado fuertemente frente al resto de divisas. Esto es un problema para las exportaciones del país (ya que sus productos son menos competitivos) y para las multinacionales americanas con negocios en el exterior (ya que los beneficios en divisa local traducidos a dólares, son inferiores).

5.- El efecto riqueza

Con una economía muy dependiente del consumo interno (que supone cerca del 70% del PIB), hay un riesgo de que se pruduzca una caída en las valoraciones de los bonos y las acciones, que tendría como consecuencia una caída del consumo.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies