Siete errores frecuentes en los que el inversor moderado no debe caer

Inversor
PEXELS
Actualizado 14/08/2017 11:16:01 CET

MADRID, 13 Ago. (EDIZIONES) -

En finanzas, invertir no es fácil. A la mente de un inversor moderado, que no está dispuesto a arriesgarlo todo en una única apuesta, pueden llegar muchas dudas. ¿Se estará siento demasiado precavido? ¿Se deberían fijar objetivos más ambiciosos? ¿Cuáles son los riesgos asumibles?

Para resolver algunas dudas, desde Mercado Financiero hemos recopilado unas pautas del director general de productos de inversión de Deutsche Bank, Santiago Daniel, en las que indica cuáles son los principales errores en los que un inversor moderado no debe caer:

1. NO PLANIFICAR LA INVERSIÓN

Como en casi todos los ámbitos, la planificación es esencial a la hora de invertir. En la inversión, en función de la situación financiera inicial, de los objetivos, de las necesidades y del riesgo que se quiera asumir, se fijarán las estrategias a corto y a largo plazo. Se trata de conseguir el equilibrio entre los recursos y las necesidades a través del tiempo, para que la vida financiera sea lo más tranquila y rentable posible.

2. NO ATREVERSE A ASUMIR NINGÚN RIESGO

Un inversor moderado también puede asumir cierta volatilidad, y según apunta el experto de Deutsche Bank, en el marco de la estrategia que se haya marcado, debe asumir algún riesgo que le permita alcanzar una mayor rentabilidad y desmarcarse de los inversores conservadores. "Al no tratarse de un inversor experto, es recomendable encauzar esta exposición a activos como la renta variable a través de fondos de inversión, en los que es un profesional quien gestiona la cartera", concreta Santiago Daniel.

3. SER IMPACIENTE

"Invertir requiere una buena dosis de paciencia. Se debe ser muy disciplinado y seguir fielmente los criterios de riesgo y los objetivos fijados en un principio. Hay que tener en cuenta el tiempo que debe transcurrir para evaluar el acierto de las inversiones", afirma Santiago Daniel, quien defiende que ser impaciente y tomar decisiones apresuradas puede suponer un error en la estrategia de inversión.

"A largo plazo, recibir dividendos e intereses y, sobre todo, su reinversión, marca la diferencia en el resultado final", asegura Daniel.

4. NO DIVERSIFICAR

Tener una cartera con un solo tipo de activo es arriesgado. Según el experto, el inversor que más posibilidades tiene de sortear los obstáculos, la volatilidad y los ciclos negativos es el que ha diversificado. "Para un ahorrador de perfil moderado, con un capital medio para invertir, es aconsejable apoyarse en productos que en sí mismos ya le ofrezcan la diversificación que necesita", explica Daniel.

Él aconseja invertir en fondos multiactivo de alta calidad, en los que "un gestor de probado éxito puede distribuir la inversión con gran flexibilidad en todo tipo de activos, lo que les permite aprovechar los movimientos de los mercados".

5. OLVIDAR LAS COMISIONES Y LA FISCALIDAD

Para maximizar el rendimiento de las inversiones es necesario tener en cuenta cómo tributa cada producto financiero y qué comisiones se pagarán por él. Según el experto, el inversor debe tener en cuenta que tributará en el ejercicio fiscal correspondiente los rendimientos de depósitos y dividendos, así como los beneficios obtenidos por la venta de acciones.

Los fondos de inversión, sin embargo, según defiende el experto, permiten diferir en el tiempo el efecto fiscal porque no se tributa por traspaso.

"Los productos de ahorro para la jubilación, por su parte, conllevan importantes ventajas fiscales que hay que tener en cuenta al realizar la planificación global de una cartera", explica Santiago Daniel.

Respecto a las comisiones, bajo su punto de vista es más importante comprar los resultados después de su aplicación que elegir un producto que a priori, tenga menores comisiones.

6. EVITAR LA TECNOLOGÍA

La tecnología se ha impuesto en muchos ámbitos y también en el de la inversión. La digitalización de la banca ha provocado que los consumidores tengan que cambiar hábitos y el cliente ya realiza muchas de sus gestiones a través de la red.

Para Daniel, la tecnología es para el inversor moderado "una gran ayuda, una forma fácil y cómoda de obtener información y de seguir sus inversiones". Además, añade que de esta forma, el inversor "se puede ir acostumbrando a utilizar los instrumentos adecuados para conseguir un extra de rentabilidad".

7. NO BUSCAR CONSEJO PROFESIONAL

Si no se es un experto, el director de productos de inversión de Deutsche Bank recomienda buscar asesoramiento profesional para lograr alcanzar los objetivos deseados.

"Igual que para construir tu casa confías en un arquitecto, para tu dinero existen asesores profesionales, bien dentro de la banca o independientes, que te ayudarán a definir tus metas financieras y obtener la rentabilidad que quieres para tus ahorros", sostiene Santiago Daniel.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies