Van Rompuy avisa del elevado coste que tendría la falta de acuerdo sobre presupuesto

Van Rompuy comparece tras la cumbre sobre el presupuesto
SEBASTIEN PIRLET / REUTERS
Actualizado 27/11/2012 18:14:18 CET

BRUSELAS, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha dicho que el compromiso sobre el presupuesto comunitario para 2014-2020 es "difícil pero necesario" y ha avisado a la Eurocámara de que la falta de acuerdo tendría un coste "demasiado alto" para Europa y los Estados miembros.

"El coste de la falta de acuerdo es demasiado alto, tanto para la Unión como para los Estados miembros sin excepciones", ha dicho Van Rompuy en una comparecencia para explicar los resultados de la cumbre de la semana pasada, que fracasó en el intento de pactar el marco financiero plurianual.

"Mi propuesta cuenta con el apoyo de un gran número de países, incluso si algunos Estados miembros todavía no están completamente satisfechos" porque querían más recortes, ha explicado el presidente del Consejo Europeo.

Van Rompuy ha planteado una rebaja de 80.000 millones de euros respecto a la propuesta inicial de Bruselas (1,033 billones de euros), pero la Eurocámara considera "inaceptable" esta reducción y amenaza también con el veto.

El presidente del Consejo Europeo ha reclamado un "presupuesto de la moderación porque es lo que exigen los tiempos" y ha admitido que quizá sea necesario hacer más recortes. Pero al mismo tiempo ha defendido un presupuesto que permita financiar las políticas europeas.

Van Rompuy ha admitido que el acuerdo es difícil porque "por primera vez no había crecimiento en términos reales" en el presupuesto, "había 27 participantes con vetos en torno a la mesa" y no existía ningún acuerdo previo entre Estados miembros.

Por ello, ha pedido a los líderes europeos -cuando se vuelvan a reunir a principios de 2013 para intentar de nuevo el acuerdo- "definir conjuntamente las prioridades europeas y no hacer únicamente cálculos individuales sobre cómo minimizar lo que cada Estado miembro pone y maximizar lo que gana".

"No debemos caracterizar este proceso como una lucha entre ricos y pobres, entre el norte y el sur", ha dicho.

También el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barros, ha dicho que la "enorme mayoría" de Estados miembros apoyaba el plan Van Rompuy y ha atacado, sin nombrarlo, al primer ministro británico, David Cameron, por sus críticas a los eurofuncionarios y las instituciones comunitarias por sus elevados salarios y gastos.

"Hubo un aspecto que no me gustó nada durante este Consejo Europeo: las críticas muy activas y el ensañamiento por parte de algunos en los pasillos contra las instituciones comunitarias, en particular la Comisión", ha dicho Barroso.

"Durante el Consejo Europeo hice una fuerte defensa de un servicio público europeo fuerte, competente e independiente", ha resaltado, frente a los países que como Reino Unido o Alemania reclaman un gran recorte del gasto administrativo.

El presidente de la Comisión ha destacado además que Londres se beneficia de los fondos europeos para I+D incluso más que otros países de los fondos regionales y ha criticado el "discurso populista y demagógico" contra Europa.

LA EUROCÁMARA SE OPONE A LOS RECORTES

Varios grupos políticos, entre ellos el líder liberal, Guy Verhofstadt, han atacado a Cameron por considerarlo responsable del fracaso de las negociaciones. El presidente del grupo popular, Joseph Daul, ha celebrado este fracaso por considerar que "más vale que no haya acuerdo a un acuerdo a la baja".

Por su parte, el líder socialista, Hannes Swoboda, ha criticado el "nacionalismo" y el "egoísmo" en las negociaciones del Consejo Europeo, mientras que Verhofstadt y el líder de los Verdes, Daniel Cohn-Bendit, han dicho que la única forma de acabar con estos debates es poner fin a las contribuciones nacionales y crear fuentes de financiación propias para la UE.

En contraste, el portavoz del grupo de Conservadores y Reformistas, en el que están los tories británicos, Jan Zahardil, ha rechazado la "retórica de guerra" del Parlamento contra los Gobiernos y ha dicho que líderes de todos los partidos, como la canciller Angela Merkel, conservadora, o el primer ministro holandés, Mark Rutte, liberal, defendieron las restricciones presupuestarias.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies