Los Veintisiete aprueban el plan industrial de Galileo con la oposición de España

 

Los Veintisiete aprueban el plan industrial de Galileo con la oposición de España

Actualizado 30/11/2007 9:58:39 CET

BRUSELAS, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Transporte de los Veintisiete aprobaron hoy el plan industrial para desarrollar el proyecto de radionavegación por satélite Galileo con la oposición de España, que votó en contra porque no se le concedió un centro de control equiparable a los que tendrán Italia y Alemania. El secretario general de Transportes, Fernando Palao, dijo que el acuerdo no es válido porque no se adoptó por unanimidad como estaba previsto y anunció que España podría pedir que se revise durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Bruselas el 14 de diciembre.

Palao explicó que España quería poder contar con un centro de control "plenamente operativo" en el momento anterior a la fase operativa de Galileo, es decir, en 2013, para garantizar que el propio centro y las empresas españolas pudieran competir con Alemania e Italia en igualdad de condiciones. El secretario general de Transportes señaló que estos dos países han recibido dos centros "sin licitación ni concurso" y los pondrán en marcha desde la fase de despliegue.

La delegación española se ofreció incluso a financiar ese centro de control para salir al encuentro de los Estados miembros que temían que se desbordara el presupuesto comunitario, según explicó Palao. "Ha habido un proceso de aproximación, un esfuerzo negociador muy importante, flexibilizando las posturas en lo posible y respetando los principios fundamentales", apuntó.

El secretario general de Transportes explicó que uno de los últimos textos de negociación que la presidencia portuguesa puso encima de la mesa "resolvía positivamente la cuestión". Sin embargo, cuando los ministros de Transporte de los Veintisiete retomaron la sesión para cerrar el acuerdo se presentó "un texto distinto que no era el pactado con la presidencia". "Nos hemos visto obligados a votar en contra", dijo Palao.

Pese a que estaba previsto que las conclusiones que recogen el plan industrial se aprobaran por unanimidad, la presidencia portuguesa, ante la oposición de España, propuso que se votaran por mayoría cualificada y recibió el visto bueno de los servicios jurídicos del Consejo. "Nunca se ha hecho en el Consejo, nuestra opinión es que el tema exige unanimidad. Hemos dejado constancia de que este era el criterio que entendíamos que era el normativo y que no estábamos de acuerdo con que esas condiciones se aprobaran por mayoría cualificada", aseguró Palao.

"Es lamentable que un proyecto tan importante como Galileo nazca con una mayoría no unánime donde se puede cuestionar la validez de los acuerdos. Es enormemente delicado que un proyecto de esta importancia nazca con un pie forzado y con unos condicionantes que han sido inaceptables para España en los términos en que se nos presentó el último papel", resaltó.

El Gobierno pondrá ahora en manos de sus servicios jurídicos el acuerdo y "tomará las medidas que procedan". Al ser preguntado si ello significaba que España impugnaría el acuerdo, el secretario general de Transportes no quiso pronunciarse. En cambio, sí dijo que una de las alternativas es que la cuestión se lleve a la cumbre de diciembre y "que se tomen allí las decisiones que correspondan". Palao se declaró decepcionado por la actuación de la presidencia portuguesa.

Europa Press Comunicados Empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies